Crean ópera con títeres basada en dibujos de Jis

El proyecto de este espectáculo es realizado por las universidades de Guadalajara y Rochester, de NY, con la compañía La Coperacha.
Ricardo Zohn, Darren Stevenson, Antonio Camacho y Carlos Sánchez.
Ricardo Zohn, Darren Stevenson, Antonio Camacho y Carlos Sánchez. (Enrique Vázquez)

Guadalajara

Como una iniciativa de Antonio Camacho, director de la Compañía de Títeres La Coperacha, en colaboración con las universidades de Guadalajara (UdeG) y Rochester de Nueva York, los músicos Ricardo Zohn y Carlos Sánchez crean la ópera No se culpe a nadie, inspirada en los dibujos de Jis, colaborador de MILENIO.

La puesta en escena, que incluirá títeres de La Coperacha y el trabajo escénico de la Push Physical Theatre, que dirigen Darren & Heather Stevenson, será estrenada el 16 de noviembre en el Kodak Hall at Eastman Theatre, de Rochester, Nueva York, y en fechas posteriores en la UdeG.

Jis realizará el diseño de los títeres del montaje, en el que también participan el poeta Raúl Aceves y el ilustrador Jovo Panteras. En total, la ópera en dos actos implicará el trabajo de cerca de 50 artistas mexicanos y estadunidenses.

El proyecto cuenta con un financiamiento de poco más de dos millones de pesos; Camacho explica a MILENIO que "fue un proceso de gestión que seguimos ante la Cámara de Diputados y el Conaculta desde hace un año. Creemos que esos recursos están bien invertidos por los resultados que obtendremos".

Sobre la preparación del espectáculo, comenta: "La orquesta está trabajando de la mano de los compositores y con los músicos; en estos días nos encontramos con Darren Stevenson para comenzar a interactuar en torno a lo que se lleva de esta ópera sobre la imaginería de Jis, que parece un poco inconcebible pero que está resultando una buena experiencia".

Sánchez dice que el título "lo tomamos de un cuento de Julio Cortázar que no citamos; es simplemente la inspiración que tiene que ver con el aspecto lúdico que tiene su obra, con el que nos identificamos. Creemos que el arte, a fin de cuentas, tiene que ser una experiencia lúdica".

Al respecto, Jis comenta: "Puede ser que mi mayor aportación haya sido forzar un poco para cambiar el tema de la obra, que al principio iba a ser una variación de alguna historia de Cortázar o de Gorey porque no podía ser tal cual un cuento de ellos porque estaba muy difícil conseguir los derechos. Pero Ricardo y Carlos querían que la historia estuviera girando alrededor de los tonos de estos maestros. Yo me preocupé: no quería trabajar sintiendo la presión de estar bajo la sombra de estos grandes artistas".

Sánchez añade que el plan inició hace algunos años con la idea de realizar una ópera que incluyera títeres: "Jis fue quien finalmente nos dio la pauta y la temática para montar este espectáculo. Tiene que ver con el nacimiento, gestación y muerte del acto creativo basado en una serie de viñetas que iniciaron con un dibujo de Jis, una hoja en blanco, que es el reto de cualquier artista plástico. En función de ello se desarrollan una serie de imágenes y viñetas que presentan la gestación, crecimiento y muerte de la idea, y al final de la obra lo que tienes es un proceso más que un objeto artístico".

Jis comenta que propuso "el tema del acto creativo, del bloqueo, de la famosa 'página en blanco'. Cualquiera que trabaje en campos de la imaginación sabe las broncas de la inspiración, del andar sin rumbo mientras aparece una idea, de las frustraciones, quebrantos y horrores en la batalla por desarrollar algo. Y efectivamente, no fue difícil convencerlos. Yo reuní algunos trabajos que ya había hecho sobre el tema, y me puse a bocetar cosas ya directamente pensando en este proyecto".

Zohn explica que, tras pensar en varias maneras de organizar el trabajo, decidieron que "como la obra está en dos actos, Carlos se hará cargo del primer acto y yo del segundo. Estamos en contacto para hacer algunas referencias musicales de las cuales podamos retroalimentarnos. Yo ya contaba con una mini ópera que ahora voy a integrar porque encajó muy bien en el proyecto".

La música correrá a cargo del Eastman Broad Band Ensamble, que dirigen Sánchez y Zohn, y que se integra con 10 músicos. Por supuesto habrá partes escritas para soprano, tenor y barítono.

Stevenson considera que este proyecto "es una oportunidad de reunir a artistas del más alto nivel en todas sus áreas, que laboran con una agenda muy independiente".

El monero concluye: "Quizá yo puse la semilla temática y algunas imágenes sugestivas para que ellos desplegaran una historia y le dieran cuerpo y forma. Ha sido muy emocionante. Tengo mucha curiosidad de ver qué resulta de esta colaboración. Solo conozco el esquema general que han ido planteando acerca de cómo estará más o menos estructurada la historia. Ya vi algunos de los títeres basados en algunos dibujos míos. Nada más. Así que me encomiendo al Dios de los Moneros y al de las Bellas Artes para que todo vaya por buen camino".