Crean el primer plan estratégico para el ICC

Olga Ramírez asegura que es una acción sin precedentes en la historia del recinto.
La creación de indicadores intangibles es algo nuevo para el personal del Instituto Cultural Cabañas
La creación de indicadores intangibles es algo nuevo para el personal del Instituto Cultural Cabañas (Milenio)

Guadalajara

Tras 31 años de dar cabida al arte jalisciense e internacional en muros con valor patrimonial para la humanidad, el Instituto Cultural Cabañas (ICC) se da a la tarea de desarrollar por primera ocasión los valores, la misión y la visión con la que se presenta ante el mundo. Olga Ramírez Campuzano, directora del museo, sabe que un plan estratégico es fundamental en toda institución y ha reunido a un grupo de voluntarios, consejeros y expertos que trabajan en este orden para sacarlo a la luz en breve.

Ramírez Campuzano ha conformado el consejo directivo Amigos del Museo y por otro lado atrajo a un grupo de cerca de 50 académicos y estudiantes a manera de voluntariado dispuesto a realizar labores de altruistas y servicio social en diversas áreas. Todos en conjunto ascienden a 50. La directora del ICC dice que dejó su proyecto en manos de expertos y ellos realizaron un diagnóstico con la Universidad de Guadalajara,
y así fue que gestionaron los 23 millones de pesos a través del programa nacional PAICE que aplicará en obras de restauración y conservación del inmueble en cuanto le sean proporcionados. 

Con un flujo de poco más de 80 mil visitantes en los primeros seis meses del 2014, tal y como se dió a conocer en la edición del 7 de agosto pasado en MILENIO JALISCO, el organismo público que depende de la Secretaría de Cultura (SC) supera casi 70 por ciento la afluencia del mismo
periodo pero del año pasado. Sin embargo la actual dirección del que fuera hospicio y cuartel militar en 1810 actualmente pondera la experiencia del visitante como el principal objetivo del museo.

Al respecto Ramírez Campuzano, hija del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, quien proyectara el Estadio Azteca en 1966, se apoya en el equipo de trabajo convencida de que en la vida como en el futbol “uno no puede hacerlo solo”. Explica que la planeación estratégica estaba asentada como objetivo de su gestión y asegura que no había una estructura “no teníamos misión, visión ni objetivos. Ahora lo tenemos muy adelantado ya estamos a la espera de que lo apruebe el consejo directivo”, señala. Algunos integrantes del voluntariado generan un proyecto de maestría centrado en el estudio de públicos, para conocerlos y saber qué ofrecer atinadamente.

Los resultados numéricos no le dejan tranquila, levanta la mirada imaginando la escena pues, desea elevar la demanda sobre todo de los niños en el recinto. Hasta el momento el ICC mantiene las sesiones de cuentacuentos todos los domingos y dentro del programa Coleccionarte han atendido a poco más de 1600 niños. 

Como parte del plan estratégico Ramírez Campuzano dice que han comenzado a crear los indicadores intangibles del servicio que brindan. Una parte importante es analizar los comentarios que los visitantes plasman en el libro de visitas y anuncia que están abiertos a recibir comentarios en la dirección electrónica cabanas@jalisco.gob.mx

La directora considera que más que el volumen de personas, lo importante es la experiencia que se llevan los visitantes. “Si vas a un museo y sales como entraste, entonces no te aportó mucho aunque lo hayas visitado”, expresa la funcionaria.

Tanto la estructura conceptual que regirá los esfuerzos del museo como los planes para incrementar el número de visitantes ocupan su agenda. La directora dice que las acciones que emprende están dando resultados, entre ellas, cada lunes mientras el museo está cerrado ella convoca a directores de escuelas vecinas, académicos de distintas universidades y empresas, les lleva a un recorrido por las obras permanentes y las temporales, les convence para visitar un recinto que ofrece la mayoría de sus actividades gratuitas incluidas en el costo de entrada.