Crean músculo artificial con sedal de pescar

Se puede utilizar en artefactos médicos, robots o prótesis humanas, según Science.
Otros aparatos similares son pesados y tienen poca movilidad.
Otros aparatos similares son pesados y tienen poca movilidad. (Reuters)

Washington

Un equipo de científicos usó fibras de sedal de pescar e hilo de coser para crear músculos artificiales que podrían utilizarse en artefactos médicos, robots o prótesis humanas, según un artículo de la revista Science.

El grupo internacional incluyó a investigadores de universidades de Canadá, Australia, Corea del Sur, Turquía, China y Estados Unidos. El artículo describe cómo crearon músculos artificiales que pueden levantar 100 veces más peso y generan 100 veces más potencia mecánica que los músculos humanos del mismo peso y longitud.

“Por peso, pueden generar 7.1 caballos de fuerza por kilogramo, aproximadamente la misma potencia mecánica de un motor a propulsión”, indicó el artículo.

Ya se han hecho con éxito músculos artificiales con materiales como alambre metálico y nanotubos de carbono, pero los investigadores encontraron que estos son de fabricación costosa y difícil control.

“Las oportunidades de aplicación de estos músculos de polímero son vastas (...) Los robots, las prótesis de miembros y los exoesqueletos están limitados por sistemas motrices e hidráulicos cuyo tamaño y peso restringen la destreza, la generación de fuerza y la capacidad para el trabajo”, señalaron los autores.

Obtienen su fuerza vía térmica con cambios de temperatura que se producen con electricidad, mediante absorción de la luz o por reacción química de combustibles.

Los científicos usaron fibras de polímero de alta fuerza hechas de polietileno y nailon, comunes en el sedal para pescar y el hilo de coser.

Luego retorcieron las fibras en rollos apretados para crear un músculo que se contrae y se relaja.

Según se describe en el artículo señaló que, comparados con los músculos naturales que se contraen aproximadamente 20 por ciento, estas prótesis pueden contraerse casi 50 por ciento de su longitud.