Crean estrategias para tratar enfermedades y adicciones

Investigan vínculos y consecuencias, además buscan entender qué provoca la dependencia para hacer programas de prevención y evitar males crónicos.
La información se dio en la tercera Reunión del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer.
La información se dio en la tercera Reunión del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer. (Juan Carlos Bautista)

México

Estudiar las enfermedades crónicas y su vínculo con las adicciones puede ser un factor clave en los tratamientos, por ello el Instituto Nacional de Ciencia Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (Incmn) aplica cuestionarios epidemiológicos aleatorios a sus pacientes para determinar las dependencias que padecen, con el fin de implementar nuevas metodologías de investigación, otorgar atención adecuada e integral y desarrollar programas de medicina preventiva.

David Kershenobich Stalnikowitz, director general del Incmn, explicó que a un año y medio de que iniciaron este proyecto se han aplicado alrededor de 3 mil 700 cuestionarios: éstos reportan que 40 por ciento de sus pacientes son adictos al alcohol y al tabaquismo; 12 por ciento adicional a diferentes tipos de drogas que van desde médicas hasta sustancias ilegales.

“Son cuestionarios para explorar las adicciones. Éstas pueden ser al tabaco, alcohol e incluso a medicamentos que son sustancias legales. No pretendemos establecer la prevalencía de consumo sino ir más allá, saber qué nos hace adictos y evitar que las personas a la larga desarrollen, por ejemplo, cáncer”, explicó en entrevista.

En la tercera Reunión del Colegio Mexicano para la Investigación del Cáncer, organizada por el Instituto Nacional de Cancerología, Kershenobich Stalnikowitz refirió que dichos cuestionarios se basan en los lineamientos establecidos por la Organización Mundial de la Salud y tienen la peculiaridad de poder ser comparados con los reportes internacionales a efecto de tomar decisiones médicas que mejoren la adherencia y reduzcan las complicaciones secundarias en los tratamientos.  

“¿Por qué queremos estudiar las adicción en los pacientes? Partimos de que son problemas de salud que se desarrollan a lo largo de la vida; sin embargo, cuando se presenta una enfermedad se dejan de lado, pero pueden ser la base de un padecimiento (…) Nos llegan, por ejemplo, con un problema de diabetes y nosotros nos enfocamos de manera exclusiva a ese mal. No atendemos los factores que, de alguna manera, contribuyeron a la evolución o agravamiento del mismo”, explicó.

Señaló que además resulta importante conocer la parte adictiva de los pacientes para tomar decisiones médicas más adecuadas a la hora de otorgar un tratamiento; se trata de reducir los riesgos de posibles interacciones peligrosas entre medicamentos y sustancias adictivas y diseñar estrategias más adecuadas de abordaje integral.

Destacó que conocer las dependencias contribuye a realizar investigación clínica centrada en entender qué es lo que provoca y desató el consumo de alcohol o pastillas para diseñar programas de prevención y evitar la aparición de futuras enfermedades.

“El estudio se suma a lo que estamos realizando para prevenir un problema de salud. En caso de que ya se tenga, que la evolución del mal sea lenta y la calidad de vida no se vea deteriorada”, destacó.