Craig Venter buscará desarrollar pulmones humanos en cerdos

Mediante alianza con filial de United Therapeutics modificará los animales genéticamente para hacer los órganos compatibles.
El pionero del genoma busca dar solución a los trasplantes.
El pionero del genoma busca dar solución a los trasplantes. (Mike Blake/Reuters)

Chicago

El pionero del genoma J. Craig Venter se alió con una filial de United Therapeutics para desarrollar pulmones de cerdos los cuales serán modificados genéticamente para ser compatibles con los humanos, un hito que, de tener éxito, daría solución a la urgente necesidad de trasplantes de órganos para personas con enfermedades pulmonares terminales.

La empresa de Venter Synthetic Genomics informó que alcanzó un acuerdo de varios años con la filial de United Therapeutics Lung Biotechnology.

La alianza trata de dar pasos en el esfuerzo de United Therapeutics para desarrollar órganos de repuesto que crezcan en cerdos genéticamente modificados. Según las empresas, unas 400 mil personas mueren al año en Estados Unidos por varias enfermedades pulmonares, y solo 2 mil son salvados con un trasplante de pulmón.

Los esfuerzos anteriores de emplear órganos animales en gente que necesita un trasplante, algo conocido como xenotrasplante, han fracasado por las diferencias en el genoma que provocaban rechazo de los órganos y coagulación sanguínea.

“Nuestra nueva colaboración con Synthetic Genomics es enorme para acelerar los esfuerzos para curar enfermedades terminales de pulmón”, dijo Martine Rothblatt, presidenta y consejera delegada de United Therapeutics, en un comuniado.

Los humanos, los cerdos y muchos otros mamíferos comparten alrededor de 90 por ciento de los genes. Lo que hará el equipo de Venter es determinar qué aspectos del genoma porcino necesitan ser cambiados para que desarrollen pulmones compatibles con los humanos, evitando el rechazo que sucede incluso entre trasplantes de procedencia humana.

“Vamos a empezar con la generación de una nueva secuencia muy detallada del genoma del cerdo, y luego ver los detalles y compararlo con el humano”, dijo Venter, fundador de Synthetic Genomics, en una entrevista telefónica.

“La meta es cambiar y rescribir donde sea necesario, usando nuestras herramientas genómicas sintéticas, en los genes de cerdo que parecen estar asociados con respuestas inmunes”, dijo Venter, conocido por su papel en realizar el mapa del genoma humano hace una década y que creó vida sintética en 2010.

“Queremos lograrlo de forma que no haya rechazo agudo ni crónico”, dijo.

El equipo de Venter hará cambios en el genoma del cerdo y dará a United Therapeutics células modificadas. United Therapeutics las tomará y las trasplantará en embriones de cerdo, creando embriones que nacerán con pulmones compatibles con el ser humano.

Si todo marcha bien, Venter cree que su equipo podrá obtener esas células en pocos años. Probar los órganos humanizados en ensayos clínicos para asegurarse de que son seguros llevará más años.

Los pulmones son los órganos más difíciles de trasplantar porque su estructura es muy delicada, dijo Venter.

Si el equipo tiene éxito con los pulmones, los corazones y riñones de estos animales también podrían servir para un trasplante en humanos.

• • •

Papel clave de células

Investigadores del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona descubrieron que la denominada rutaWnt, una serie de reacciones bioquímicas que se producen en las células, desempeña un papel clave en el proceso de convertir células adultas en células pluripotentes.

Según el CRG, la investigación, publicada en la revista Stem Cell Reports, abre la puerta a nuevos avances en medicina regenerativa y arroja luz sobre determinados tipos de tumores en que la ruta Wnt está implicada.

En 2012, John B. Gurdon y Shinya Yamakana recibieron el Premio Nobel de Medicina por descubrir que las células adultas se pueden reprogramar para transformarse en células madre pluripotentes capaces de comportarse de forma similar a las células madre embrionarias y con un enorme potencial en medicina regenerativa.

Pese a que hay muchos investigadores que estudian este proceso, de momento sigue sin comprenderse por completo y sin ser del todo eficiente y seguro como para convertirse en la base de una nueva terapia celular.

EFE/Barcelona

• • •