Convierten al hip hop en su vía de comunicación

Las bandas narran en sus letras situaciones que van desde amistad hasta violencia.
Nueva Enfermedad se presentó.
Nueva Enfermedad se presentó. (Leonel Rocha)

Monterrey

La tornamesa suena y los bajos retumban graves en la nave que recibe al festival.

 Sobre el escenario, el grupo Nueva Enfermedad reparte rimas que igual hablan de los robos del Gobierno, de la inseguridad así como de los “pedos de batos y morras”, como resalta su vocalista Wuero.

“Lo bueno de los grupos de rap es que conocemos las cosas desde abajo”, expresa el vocalista, que conforma a la Nueva Enfermedad junto a BabyLu, el Frases y Rocke.

Esta es una de las más de 20 bandas que conforman el cartel de la Expo Hip Hop, un evento que reúne tanto a músicos, graffiteros, exponentes de autos modificados y bicicletas low rider en el foro de la Arena Santa Lucía, el cual inició el sábado y culmina hoy.

A pesar del calor que se siente en toda la nave, el constante tono de las rimas sobre el escenario demanda la atención del público que por la tarde de ayer superó a las cien personas, la mayoría, jóvenes vestidos de negro y con el nombre de su crews marcados en el pecho, la espalda o en sus puños.

Quien piense que el mundo del hip hop es sólo para los varones, está equivocado. Sobre el escenario desfilan las bandas con vocalistas, cantando por igual situaciones de violencia y amistad entre la banda, llevándose el respeto por igual.

“Mi mamá siempre dice que soy muy machetona y pues aquí estoy. Al principio no me dejaba que me juntara con éstos cholos –señala a la banda- pero ahora son parte de mi familia”, apunta BabyLu, quien destaca por la soltura para rimar.

A un costado del escenario lucen imponentes dos vehículos Impala 1964. Uno es negro y sobre el asiente trasero muestra su identificación: pertenece al crew Los Primos.

El siguiente luce un tono rojo con todos en blanco. El brillo en las partes cromadas refiere que Alfonso Navarro le dedica un tiempo especial. Al hablar con él da cuenta de los detalles: restaurado con piezas originales desde la transmisión hasta los tapices interiores.

“Es un trabajo que uno le dedica mucho tiempo, incluso la vida”, comenta Navarro. Aunque hoy hubo tiempo, el vehículo además tiene la gracia de saltar hasta más de un metro de altura gracias a sus suspensiones modificadas.

El hip hop es un género musical que prácticamente se ha expandido por toda la ciudad.