Concluye la ECRO labores de pintura, mapas y cerámica

En su más reciente temporada profesionales y jóvenes restauran acervo del CUCSH, el INAH y del Convento de Nuestra Señora de Zapopan.

Guadalajara

La restauración de 17 piezas de la pinacoteca franciscana del Convento de Nuestra Señora de Zapopan, considerada una de las más nutridas del país, al igual que poco más de 15 piezas de la Colección Mario Collignon de la Peña del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y cerca de 20 mapas y cartas de la Mapoteca del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guadalajara (CUCSH de la UdeG), son los objetos en los que cerca de 40 profesionales y jóvenes de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO) trabajan algunos detalles para su entrega final.

 

Los participantes en estas labores, no sólo son de Guadalajara, los hay también algunos procedentes de Puebla, la Ciudad de México, Michoacán, Nayarit, Guanajuato y hasta de Argentina.

 

De acuerdo con Eduardo Padilla, quien encabeza el Seminario de Restauración de Pintura de Caballete, las 17 piezas que están terminando de restaurar pertenecen al siglo XIX, han sido elaboradas en óleo sobre lino y la mayoría son anónimas, aunque se han encontrado con otras elaboradas por los destacados pinceles José María Estrada, Sánchez Guerrero, Félix Zarate, Sánchez del Castillo y “creemos que una de ellas, aunque no viene firmada pero por las características estilísticas es de Diego de Cuentas”, señala Padilla, quien agrega que para los religiosos las piezas más importantes dentro de las 17 obras, son tres imágenes de la Virgen de Zapopan, “los demás son retratos de personajes que fueron importantes para la fundación y administración del recinto” subraya.

 

El experto dice que es el fruto de un trabajo que comenzaron en 2012, su satisfacción se debe a que han conocido que el lugar cuenta con un gran acervo, “más de 400 pinturas en diversas técnicas, desde óleo en metal, madera, además de escultura, indumentaria y hasta carruajes antiguos”, dice el experto quien agrega que aún después de entregar esta serie ya restaurada continuarán trabajando en el convento que fue fundado en 1819.

 

Para conservar patrimonio en cerámica y papel

 

Pertenecientes a la colección Mario Collignon de la Peña que cuenta con cerca de 5 mil piezas y que se encuentra en posesión del INAH, en esta temporada se trabajaron cerca de una veintena de objetos pertenecientes a la tradición de tumbas de tiro, que comienza en el 300 d.C., y algunas otras de la región de Guachimontones de una época más antigua. De esta época data por ejemplo una “olla tejuinera”, según afirma Martha Cecila González López, quien encabeza el Seminario Taller de restauración de cerámica y que explica que ya están en la etapa de resane. “Esta es la novena temporada, venimos trabajando en esta colección desde 2006 y hasta el momento hemos restaurado alrededor de 300 objetos”, destaca González López.

 

Por su parte Lucrecia Kaiser, directora del Seminario del Taller de Restauración de Papel y Documentos Gráficos, explica que en esta temporada trabajaron cerca de una veintena de piezas entre cartas y mapas, de la Mapoteca del CUCSH de la UdeG con el que vienen trabajando desde el 2004. “Son piezas valiosas de finales del siglo XIX y principios del XX, que son más valiosas por su contenido que por su antigüedad debido a la información social, arquitectónica que contienen. Se trata de planos de puentes de diversos estados del país, y planos que con el tiempo ya han cambiado si se comparan con alguna imagen de google maps. Un ejemplo es un plano del Rancho de San Andrés que ya no existe, por ejemplo”, dice la experta, quien destaca que el acervo es mucho. Desde el año que comenzaron a trabajar con la mapoteca dice que han restaurado cerca de 320 obras.