Controlan 95% de síntomas de psoriasis con biofármaco

La enfermedad puede afectar gravemente corazón, riñón e hígado, y provoca discapacidad y costos de 200 mil pesos anuales por paciente.
El tratamiento detiene la inflamación y el afectado puede reincorporarse a su vida laboral, social y familiar.
El tratamiento detiene la inflamación y el afectado puede reincorporarse a su vida laboral, social y familiar. (Especial)

México

El Issste logró controlar con medicina biológica hasta 95 por ciento los síntomas de la psoriasis, enfermedad inflamatoria que causa enrojecimiento en la piel y puede afectar gravemente corazón, riñón e hígado, además de provocar discapacidad y costos que superan los 200 mil pesos anuales por paciente.

Esther Guevara, coordinadora de la Clínica de Psoriasis del Hospital Regional Adolfo López Mateos del Issste, explicó que en México más de 3 millones de personas padecen dicha enfermedad genética, que provoca dolor extremo en las articulaciones y se desarrolla por factores ambientales y cuadros infecciosos.

"Tiene un origen genético y quienes la padecen se deprimen porque las lesiones en la piel propician que el resto de la población los discrimine pensando que se trata de algo contagioso. Sabemos de muchos casos que han perdido hasta su trabajo", aseguró la especialista.

En el hospital atienden alrededor de 150 personas con psoriasis severa y grave, la mayoría adultos, y han reducido al mínimo las manifestaciones del mal mediante los nuevos tratamientos biológicos en el cuadro básico.

"La psoriasis suele aparecer después de los 40 años. Empieza con una roncha pequeña y roja en la piel, con mucha escama y fisura, en codos, rodillas, en la región lumbar, en las manos, piernas, brazos, espalda, cabeza. En los niños aparece entre los 10 y 15 años, con afectaciones más severas", explicó.

"El problema es que, si no se controla, la enfermedad avanza en el resto de la piel, causando complicaciones, elevación en la azúcar, del colesterol y tiglicéridos, propicia aumento de peso, dolor intenso que les impide caminar, sobre todo, la inflamación puede propiciar infartos y daños generales en todo el organismo", dijo.

Guevara aclaró que la medicina biológica no cura el padecimiento, pero sí revierte los síntomas, mantiene la inflamación bajo control y elimina las lesiones.

Un paciente tratado con este tipo de fármaco "no volverá a internarse, a ocupar por 10 días una campa de hospital, además se dejan de dar incapacidades y con ello se deja de impactar de manera negativa la productividad y la economía del país", destacó.

Con los fármacos tradicionales se lograba un control de 60 por ciento. De ahí la importancia del desarrollo de medicamentos biológicos que controlan mejor los síntomas entre pacientes graves.

"Los medicamentos biológicos son moléculas que bloquean las sustancias que inflaman la piel y el resto de órganos", aclaró.

El avance científico, resaltó, resulta de gran importancia dado que los pacientes antes morían por falta de control de la inflamación y ahora su sobrevida es como la de cualquier persona.

"Los tratamientos biológicos se eligen según el perfil de cada paciente para que haya una respuesta adecuada ante cualquier estímulo. Este tipo de fármaco detiene la inflamación, con lo que las personas pueden reincorporarse a su vida laboral, social y familiar, y reduce riesgos de complicaciones mortales", subrayó Guevara.

La especialista del Issste señaló que puede haber recaídas, como sucedió con un paciente que fue picado con el mosco que transmite chikungunya, pero lo importante es que el padecimiento no reaparece con toda su agresividad.