Continúan los recorridos de la iniciativa De paseo con Barragán

Cerca de 60 personas convocadas por el Museo de la Ciudad visitaron varias casas del ilustre arquitecto tapatío en la zona Colonias.
Cerca de 60 personas asistieron al recorrido.
Cerca de 60 personas asistieron al recorrido. (Enrique Vázquez)

Guadalajara

Como parte de la iniciativa De paseo con Barragán, homenaje coordinado por el Museo de la Ciudad a Luis Barragán dentro del marco del 472 aniversario de Guadalajara, cerca de 60 personas se dieron cita la mañana de hoy para realizar otro de los recorridos que iniciaron desde el pasado 16 de febrero, para conocer algunos ejemplos de la arquitectura del ilustre arquitecto tapatío.

De esa forma el contingente, en su mayoría jóvenes entre 17 y 25 años, visitaron la Casa Cristo, la Casa Franco y la Casa de Efraín González Luna. El grupo fue conducido Gerardo Guízar de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, Taller Luis Barragán.

El arquitecto Enrique Toussaint comenta para los lectores de Milenio Jalisco que “es muy positivo que se den este tipo de recorridos, “me parece que es una gran oportunidad para que expertos enseñen la gente a apreciar  la importancia de que el legado de Barragán continúa en pie, y de que haya una sensibilización por conservarlas” dice el arquitecto quien comenta que es importante que los ciudadanos conozcan su patrimonio arquitectónico en general para que aprendan a apreciarlo.

“Creo que las demoliciones sin razón pueden seguir dándose porque hay gente insensible a este tipo de cosas y en muchas ocasiones existen muchos intereses monetarios en torno a una finca, sin embargo lo importante es que cuando existen iniciativas positivas deben apoyarse y promoverse con la idea de que cada vez sean más los ciudadanos los que se preocupen por la conservación del patrimonio arquitectónico de la ciudad y en particular se enamoren de la obra de nuestra máxima figura jalisciense de la arquitectura como lo es Barragán”, subraya Toussaint.

De acuerdo con el experto, Luis Barragán es un arquitecto que al proyectar sus obras siempre lo hizo pensando como si las construyera en un clima como Guadalajara. “La generación que Barragán encabezó y en la que se encontraban otras figuras como Pedro Castellanos, Ignacio Díaz Morales y Rafael Urzúa, entre otros, se preocupó por darle una identidad propia a la arquitectura mexicana buscando en la herencia anterior a la colonia sus bases. Todos ellos tomaron varios elementos de la arquitectura árabe, en el entendido de que los españoles que llegaron a México eran unos españoles recién independizados, una arquitectura con esquemas de amplios jardines y patios, la utilización de celosías, elementos ideales para un clima soleado como el de nuestra ciudad, además de la utilización de materiales de construcción locales como el barro”, dice el experto.

Aún cuando Barragán se fue a la Ciudad de México, siguió construyendo con esos elementos de su arquitectura temprana, “hay construcciones que conozco de aquella ciudad que son muy bonitas pero al imaginarlas en un clima como el nuestro, me  parece que lucirían mejor aquí”, dice Toussaint y añade que incluso la vigencia de estas obras en la actualidad es precisamente la que Guadalajara continua conservando algo de las características climáticas en que fueron construidas dichas fincas.