“Contar el país no es fácil”, dice Élmer Mendoza en Tepic

El escritor sinaloense, Benito Taibo y Sergio González Rodríguez dialogaron acerca de la  violencia y la literatura en el México actual.
Los literatos durante el encuentro.
Los literatos durante el encuentro. (Especial)

Tepic

En tiempos en que la violencia recorre diversas regiones del país, el tema no podía quedar fuera del Festival Letras en Tepic 2015: Élmer Mendoza, Benito Taibo y Sergio González Rodríguez reflexionaron sobre los vínculos que existen entre la realidad y la creación literaria.

“Mi máximo sueño era escribir novelas como las de Corín Tellado, pero contar el país no es fácil”, explicaba el narrador sinaloense durante la mesa Literatura y violencia, “aunque a lo mejor sí lo es: en mi casa, yo trabajo por las madrugadas, ¿y qué escucho por mi ventana? Balazos. Estoy condicionado por la realidad, no puedo negar la ciudad donde vivo, la época en que vivo, el país en el que vivo”.

Para Mendoza, la violencia no es un tema sino un estado de cosas, en el que el Estado es violento, las bandas del crimen son violentas y la sociedad se ubica en el centro: “Los años próximos van estar llenos de choques, de enfrentamientos. Siempre creo que va a haber un autor al que le llame la atención y habrá siempre alguien que se ocupe de trabajar sobre eso”.

En la explanada del palacio municipal de Tepic, Taibo reconoció que si la violencia es parte de la literatura, es porque, al mismo tiempo, es parte de lo cotidiano: tiene que ver con las pasiones humanas. Quizá por ello “el mejor espejo de la realidad, hoy por hoy, en este país, viene de la literatura”.

“La violencia más peligrosa que hoy vivimos tiene que ver con la brecha social, que superó las dimensiones del cañón de Colorado: un país donde tenemos a cinco de los millonarios más importantes en el mundo y, simultáneamente, 40 millones de los más pobres. Estas distancias absolutas generan climas de crispación que se convierten en formas violentas, porque no hay una sola violencia”, continuó.

González Rodríguez coincidió en que en México se debería hablar de violencias, y que es fundamental el trabajo que se hace desde el periodismo y la literatura para mostrar esa realidad, que termina por ser una manera de compartir la reflexión y el conocimiento.

“El buen periodismo es literatura siempre, y el trabajo del periodista o del escritor desdoblado en periodista siempre trata de emplear los mejores elementos de su formación con vistas a llegar justo al conocimiento, a la información. La esperanza de la reflexión lleva también la posibilidad de tratar de mejorar una realidad que es muy opresiva”.

Whisky y Pepto

Con la presencia de Juan Villoro, Alberto Barrera y Francisco Hinojosa cerró el segundo día de actividades del Festival Letras en Tepic 2015, quienes hablaron de las múltiples facetas que definen a la creación, aunque siempre con la presencia del periodismo como un género que relaciona con los lectores.

“Siempre me sorprende que las musas en la tradición pictórica se representen como mujeres etéreas, angelicales, bellísimas y extraordinarias. El periodismo no tiene ese tipo de musas; tiene jefes de redacción a los que está a punto de reventárseles una úlcera y no quieren dejar de tomar whisky, aunque ya le tienen que poner Pepto Bismol, y esos tipos son unos tiranos que están obligando a que el periodista rinda”, reconoció Villoro.