#Contagiemos LaEsperanza

Histórico y simbólico que los teatristas convoquen a una marcha a los trabajadores de la cultura para el próximo sábado.
Asamblea en el teatro Orientación.
Asamblea en el teatro Orientación. (Especial)

México

Hacía muchos años que el gremio teatral no se reunía de manera espontánea alrededor de una causa. Sin duda es histórico y digno de toda ponderación. Convocó la indignación, la solidaridad y la exigencia por la presentación con vida de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero. La amarilla rabia reinó en un teatro Orientación repleto. Es el hartazgo el que convoca. Es la miseria y la podredumbre de quienes gobiernan en todos los ámbitos de la política (partidista, gubernamental, empresarial), y hace metástasis. En los primeros 20 meses del sexenio de Peña Nieto se contaban 57 mil 899 muertos. Es decir: 14 mil 205 más que los muertos del sexenio anterior en el mismo periodo. Al final de su presidencia Felipe Calderón podía llenar todos los 105 mil 64 asientos del Estadio Azteca de cadáveres y le faltarían lugares. Podría desenterrarse (de podérseles encontrar) a todos y llenar el coloso para un partido de calaveras jamás pensado por José Guadalupe Posada. Peña Nieto, en 20 meses, lleva la mitad de asesinatos que el gobierno de Calderón.

Histórico y simbólico que los teatristas convoquen a una marcha a los trabajadores de la cultura para el próximo sábado a las ocho de la noche, la que partirá de la Plaza de las Tres Culturas y culminará en la explanada del Palacio de Bellas Artes con intervenciones artísticas. Ese día en todos los teatros de la Ciudad de México y del país (esa es la intención) se leerá un mensaje de repudio al gobierno mexicano. Será al finalizar las funciones, para no predisponer los ánimos respecto a la ficción, pero será contundente: que en todos los teatros se levante la voz al tiempo que se marcha en repudio a un gobierno que no gobierna y es incapaz de garantizar la seguridad de los mexicanos. En esta guerra, al menos tres personas dedicadas al teatro han muerto de manera brutal y despiadada, uno en Acapulco, otro en Torreón y uno más en Guadalajara. Sus familias viven en el miedo y el desamparo.

A partir del sábado, con esa acción inicial, se pretende intervenir los espacios públicos no únicamente con discursos y con la presencia indignada sino también con metáforas visuales, poéticas y escénicas cuyas imágenes viajen por el mundo para ver si de una puta vez la Organización de las Naciones Unidas se atreve a emitir una declaratoria sobre México. Había pensado dedicar estas líneas a una farsa magnífica que vi sobre los corruptos en ciertos ámbitos que se suelen pensar más humanistas y dedicados a la concordia social pero eso puede esperar. Lo urgente es primero.