Congreso muestra el futuro de la convivencia con robots

Presentan en Madrid androides avanzados capaces de cumplir tareas como la asistencia a ancianos, el entrenamiento terapéutico o la vigilancia de niños.
Torreón recibirá importante derrama económica gracias al Concurso Nacional de Creatividad e Innovación Tecnológica.
Los especialistas demuestran las habilidades de sus creaciones, como agarrar delicadamente un tomate. (Gerard Julien/AFP)

Madrid

La robótica humanoide, con la posibilidad de realizar tareas que hasta hace poco eran exclusivas de las personas, está dando pasos agigantados hacia un futuro en el que la gente pueda convivir con las máquinas.

Más de 400 expertos provenientes de 31 países participan en el congreso de robótica inaugurado ayer en Madrid, España, llamado Humanoides 2014-Humanos y robots cara a cara.

El encuentro, organizado por la Universidad Carlos III, es considerado el más importante del mundo, pues muestra los robots más avanzados capaces de cumplir tareas como la asistencia a ancianos, el entrenamiento terapéutico o la vigilancia de niños.

Dolores Blanco, directora del Departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de dicha universidad, explicó que la robótica está avanzando “a pasos enormes” y es previsible que su presencia se generalice en los hogares en los próximos años.

No obstante, acotó, se debe perfeccionar su capacidad de interacción, porque “no es fácil” dotarlos de habilidades como andar, subir escaleras o sentarse, para que se conviertan en herramientas realmente útiles en entornos cotidianos.

Los avances

“Hola amigos humanos, soy Reem-C”, dice un androide de 1.65 metros de alto y 80 kilos de peso, que participa en el congreso. Este humanoide tiene capacidades similares a las de Asimo (desarrollo de Honda que no participa en el congreso), pero con mucha mayor autonomía dado que su batería dura hasta seis horas y que habla varios idiomas.

“Ya están aquí y son cada vez más”, afirmó Frederik Bengtsson, alumno de la universidad sueca de Linköping que participa en el congreso. “La tecnología es cada vez más barata y rápida, y es por tanto un sector que progresa rápido, como la informática hace unos años”, añadió.

Simultáneamente, tres colegas de Bengtsson mostraron a su pequeño robot NAO, fabricado por la empresa francesa Aldebaran Robotics, que detectó una placa vitrocerámica encendida durante un concurso de “cocina para androides”.

NAO es una de las estrellas, que además de venderse como juguete por su versatilidad y pequeño tamaño (cuesta entre 6 mil 200 y 7 mil 500 dólares), se comercializa también como plataforma educativa por su capacidad para dar clases o manejar pizarras interactivas.

Varios fabricantes demostraron las habilidades de sus creaciones, como agarrar delicadamente un tomate o bailar con ritmo y coordinación, acciones que parecen simples, pero son todo un reto en este campo.

“Los humanoides son una máquina muy pensada por la ciencia ficción, pero los investigadores intentamos pasar de esa ficción al mundo real y desarrollar tecnología que los cineastas pensaron años atrás”, señaló Santiago Martínez de la Casa, del laboratorio Robotics Lab de la universidad Carlos III, junto a Teo, un robot de cabeza rectangular y torso que muestra sus cables y motores mientras levanta un brazo.

El evento

En su 14 edición, el congreso anual auspiciado por el Institute of Electrical and Electronics Engineers y Robotics and Automation Society (IEEE-RAS) se realiza en Europa porque cada año se celebra en un continente distinto, con el objetivo de demostrar en todo el mundo las destrezas de esta tecnología en entornos cotidianos.

Participan personalidades como el japonés Masayuki Inaba, de la Universidad de Tokio; Alin Albu-Schäffer, director del departamento de robótica del Centro Aeroespacial en Alemania; Jerry Pratt, del Instituto de Cognición Hombre-Máquina de Florida, y el español Carlos Balaguer, del Robotics Lab de la  Universidad Carlos III de Madrid.

También reúne a humanoides con grandes destrezas para el reconocimiento humano con sensores muy avanzados para interactuar con el entorno y sistemas de navegación de última generación para sortear de forma autónoma obstáculos y reconocer a las personas sin hacerles daño al pasar junto a ellas.

Se exponen además brazos y manos robóticas de gran precisión, robots que pueden ser camareros, azafatas o asistentes sociales, con capacidad para llevar paquetes de un lado a otro y autónomos en sus movimientos.

• • •

Inglaterra planea llevar ADN a la Luna

Científicos británicos planean llevar a la Luna en 2024 un robot con información digital y muestras de ADN para ser enterradas bajo la superficie del satélite y determinar si es posible fijar en el futuro una base permanente, informó ayer la BBC.

El proyecto Lunar Mission One (Misión Lunar Uno) sería puesto en marcha dentro de 10 años a través de aportaciones particulares, en busca de recaudar 500 millones de libras (600 millones de euros).

El objetivo es enterrar en la Luna mensajes, fotografías, música, videos o muestras de cabello procedentes de los donantes. “Cualquiera puede involucrarse en el proyecto por solo unas cuantas libras. Contribuirá de gran manera a conocer mejor el origen de nuestro planeta y de la Luna”, dijo David Iron, líder del proyecto y antiguo ingeniero de la Royal Navy (Marina).

“Todo el dinero que se recaude se destinará a financiar la misión y lo que sobre se asignará a causas benéficas que ayuden a exploraciones futuras del espacio”, apuntó Iron.

El proyecto ha recibido el respaldo de un grupo reconocido de científicos y organizaciones, como el astrónomo Martin Rees y la profesora Mónica Grady. “Espero que la misión tenga el mismo impacto que tuvo la de Rosetta la pasada semana”, señaló Grady.

EFE/Londres

• • •