Dioses gobiernan el paraíso

Ese es el tema principal del libro "Mitología hebrea y otros cuentos" de Cynthia Lucía Menchaca Arizpe, el cual mereció el primer lugar del Concurso Nacional de Literatura Magdalena Mondragón.
A Cynthia Lucía Menchaca Arizpe las palabras le brotaban de las manos cuando apenas alcanzaba los diez años.
A Cynthia Lucía Menchaca Arizpe las palabras le brotaban de las manos cuando apenas alcanzaba los diez años. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

A Cynthia Lucía Menchaca Arizpe las palabras le brotaban de las manos cuando apenas alcanzaba los diez años. Siendo niña se inició en la escritura del cuento y conforme pasaron los años sus historias fueron madurando junto con ella.

Fue al ser madre que la necesidad de escribir literatura infantil renació. Y al ver una convocatoria en un periódico se animó a enviar el cuento "La Princesa que no podía dejar de estornudar". Su sorpresa fue grande al saberse ganadora de una mención honorífica en el concurso del Premio Valladolid a las Letras, de la Editorial Horson de México.

"De hecho los cuentos que no son para niños me los inspiró mucho mi hija la grande por las preguntas que me hacía, ella me preguntó si dios era mujer".

"Ese fue el primero que mandé a concurso y pues que gana. Después de eso envié "La Rana Vegetariana" al IX Concurso de Cuentos Infantiles Sin Fronteras de Otxarkoaga, España, en Valladolid y gana el primer lugar, lo publico en México con la misma editorial Horson".

Y fue en el año 2010 cuando la escritora ganó el primer lugar en la categoría de cuento en el Concurso Nacional de Literatura Magdalena Mondragón. Con su libro "Mitología hebrea y otros cuentos" el imaginario de la autora colocó las piezas del génesis bíblico en una posición disímbola donde se hace énfasis en la peligrosidad de pensar en un solo dios verdadero.

"El libro no lo había publicado, apenas se editó hace un mes. Es un material fresco de una edición independiente con una editorial que se llama 3.23 Libros, es de Monterrey, es de Ofelia Pérez Sepúlveda, es la dueña de la editorial. Platicamos y me dijo que publicáramos y le dije que sí".

Originaria de Saltillo, Cynthia Lucía ha vivido la mayor parte de su vida en Torreón, no sin antes tocar residencia en Ciudad Juárez, donde cursó un taller de literatura auspiciado por el Instituto Nacional de Bellas Artes. Su estancia en la Ciudad de los Palacios también puliría intenciones, así como Guadalajara y sus festivales culturales.

Profesora en la Universidad Iberoamericana campus Torreón, donde imparte talleres de expresión oral y escrita, así como diplomados de habilidades gerenciales, ésta profesionista trabaja además en un puesto administrativo gerencial en una franquicia. Sin embargo su vocación es contar historias con palabras dibujadas.

"Participo en un taller literario ofrecido por el Instituto Nacional de Bellas Artes en Ciudad Juárez y ahí escribía relatos cortos, pero no para niños. El brinco fue al escribir cuentos para mis hijas. Desde los diez escribo cuentos para niños pero el relato creció junto conmigo.

Platicó que es cuando tiene a sus hijas que vuelve al cuento infantil. "De hecho los cuentos que no son para niños me los inspiró mucho mi hija la grande por las preguntas que me hacía, ella me preguntó si dios era mujer".

De esta manera Mitología hebrea y otros cuentos son la suma de una versión libre del génesis, un recontar el principio pero modificado.

El antiguo testamento perfila un dios cruel y sanguinario y el afán de Cynthia Lucía Menchaca fue poner en énfasis en su humanidad haciendo de él una pareja, es decir, la historia de un dios y una diosa que gobiernan el paraíso.

Mitología hebrea y otros cuentos se encuentra disponible a la venta en la librería Gandhi y próximamente estar en venta en línea. Mientras la autora avanza en la escritura de su primera novela en tanto que sigue tejiendo historias para niños.

"De hecho en el libro dios es un hombre y una mujer, una pareja. La intención es darle un tono humanista al antiguo testamento que es bastante salvaje y darle un sesgo diferente, más amable e irónico. La segunda parte del libro se denomina Cuentos Improbables que son historias creadas con situaciones cotidianas pero ficcionadas".

"Me atrae mucho el tratar de entender. Respeto todas las religiones y creo en el anhelo del ser humano de encontrar un sentido a la vida, pero me parece que muchas religiones caen en fanatismo y por eso le quiero quitar la solemnidad y aparte el sentimiento culpógeno porque la gente vive su religión con muchos miedos y traumas y eso la limita mucho en la vida", explicó.

Al declararse agnóstica, las dudas enriquecen su imaginario pues considera que no se termina la vida con la muerte y asegura no saber nada con certeza, excepto que hay personas que creen que detentan la verdad absoluta.

"Mi única postura es el no saber cuál es la verdad absoluta. Yo admiro mucho a la gente que cree pero también hay gente que me da miedo, el fanatismo, la radicalidad y el juicio atemorizan. Es peligroso porque la gente se radicaliza y por eso me gustó la idea de jugar con la mitología hebrea", apuntó.