Concluye con éxito la FIL; Argentina, invitada para 2014

La delegación de Israel ha sido la más grande reunida fuera de su país, dijo la embajadora Rodica Radian; pese a las medidas de seguridad, la afluencia y las ventas aumentaron.
Magdalena Faillace, Raúl Padilla López, Patricia Vaca, Tonatiuh Bravo, Rodica Radian y Marisol Schulz.
Magdalena Faillace, Raúl Padilla López, Patricia Vaca, Tonatiuh Bravo, Rodica Radian y Marisol Schulz. (Gonzalo García/FIL Guadalajara)

Guadalajara

“País que ya conoce el camino de nuestra casa”


La frase le pertenece a Raúl Padilla López, presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara: Argentina es una nación que ya conoce el camino a Guadalajara, y como tal se prepara para ser el país invitado de honor en la edición 28 del encuentro editorial.

“Es nuestro pariente cercano, un hermano del sur que ya conoce el camino de nuestra casa: Argentina, ese vasto país sudamericano con quien tenemos tantos vasos comunicantes, los históricos y los activados por el intercambio constante que hoy existe entre nosotros”, añadió Padilla.

Antes del cambio de estafeta, la embajadora de Israel en México, Rodica Radian Gordon, señaló que la presencia de su país en la FIL ha aportado un valor agregado “que nos ayudará a construir nuevos puentes hacia el diálogo intercultural, con México en particular y con el mundo de habla española en general”, gracias a que la delegación israelí ha sido la más amplia “que hemos tenido fuera de Israel en los 65 años del Estado de Israel para un evento cultural”.

Durante la ceremonia, se recordó que ya se había recibido a la cultura argentina en la FIL Guadalajara, en 1997, pero se trata de un país diferente, que “ya ha recorrido un largo camino, transformaciones sociales y culturales que se expresan en todas las áreas de expresión y del pensamiento”, destacó Padilla López.

Con esas transformaciones, la apuesta será por reavivar la lectura de los iconos de la literatura de aquel país, pero también de los autores que hoy día conforman una tradición fuerte y dinámica: de Julio Cortázar, Jorge Luis Borges y José Hernández, a Ricardo Piglia, Luisa Valenzuela, Ana María Shua y Alan Pauls.

“Ya es hora de que Argentina vuelva a la fiesta de los libros, trayendo todo lo suyo: junto a lo mejor de su literatura, su teatro, sus artes plásticas, su cine, su música, su baile, sin faltar el tango… Dejemos que nos sorprendan. Sabremos que lo harán”, afirmó Padilla López.

En la ceremonia, Magdalena Faillace, directora general de Asuntos Culturales de la Cancillería Argentina, se comprometió a renovar la antorcha legada por Israel y traer la identidad argentina: “La idea es traer como eje de la presencia nuestra cultura, la identidad y la diversidad.

“No queremos ser más el país europeo de América Latina, que hace rato queremos dejar de lado la mirada euro-céntrica que marcó nuestra cultura. Somos orgullosamente latinoamericanos, tanto que cuando los organizadores
de la feria me preguntaron cuál sería la temática, dije a boca de jarro: ‘Latinoamérica y su lugar en el mundo’”, agregó la funcionaria.

La intención es demostrar que tanto México como Argentina deben dejar de mostrarse como países periféricos y emergentes gracias a la cultura, que en este mundo debemos llevarla como estandarte de soberanía.

“Tenemos un gran amor por este pueblo; queremos que todo lo que traigamos sea una devolución de Argentina hacia este pueblo que supo ser tan amigable en el exilio. Al final, todo el programa va a estar presidido por la figura áulica de nuestro gran Julio Cortázar”, destacó Faillace.

Antes de que el tango comenzara a escucharse en el Salón Juan Rulfo de la Expo Guadalajara, la embajadora de Argentina en México, Patricia Vaca, se comprometió a responder con pasión, amor y profesionalismo, para que la presencia cristalice el afecto, el respeto, la hermandad histórica, política y literaria “que por siempre nos ha unido”.

“Para lograrlo, lo invito a pensar la FIL 2014 como una creación literaria, como un texto que fuéramos a escribir y construir juntos. Dicen que la literatura es trama y desenlace; entonces comencemos hoy a tejer juntos esa trama, haciéndolo al estilo de aquella canción: ‘Como quien besa el barrio al irlo pisando, como quien sabe que cuenta con la tarde entera, cambiando el paso hasta ponerlo en fase, para amar la trama más que el desenlace’”.

Y la bienvenida comenzó desde una manifestación emblemática para Argentina: se escucharon los primeros acordes de un tango y la tarde tapatía se empezó a despedir de Israel para darle la bienvenida a un país que ya conoce el camino a esta casa.

 

EL ENCUENTRO CRECE

-Las “severas” medidas de seguridad, como lo reconoció el mismo Raúl Padilla López, presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, no desanimó a los amantes del libro, al grado de que hubo un incremento en el número de asistentes, al reportar más de 750 mil personas, 50 mil más respecto a 2012.

En la presentación de los números de esta edición 27, Padilla López mencionó que muchos de los editores habían reportado un incremento de ventas en un 15 por ciento respecto al año anterior, lo que significa que a lo largo de nueve días de feria se tuvo un estimado de negocios del orden de 41 millones de dólares, entre ventas directas al público y la transacción con profesionales.

“Efectivamente hubo algunas medidas de seguridad; yo mismo las calificaría de severas, particularmente el primer día, pero no muy diferentes a las de otros años, cuando tenemos la presencia de algún Jefe de Estado, del mismo presidente de nuestro país. Sí fueron severas, pero no afectaron el flujo de visitantes a la feria.”

Padilla López lamentó las medidas, que no serán constantes, y en el futuro solo se aplicarán en la medida de que así lo determinen los órganos de seguridad. Pero también señaló que desde el primer día tuvo reportes sobre el incremento de asistentes, siendo lo importante, a su parecer, que el flujo nunca se detuvo.