Reflejan el dolor de la Virgen María

La Camerata de Coahuila interpretó la obra "Stabat Mater" en el Teatro Nazas, se contó con con las voces de la soprano Luz Alicia Ávila y la mezzosoprano Lydia Rendón.
La soprano Luz Alicia Ávila y la Alto Lydia Rendón interpretaron "Quis est homo".
La soprano Luz Alicia Ávila y la Alto Lydia Rendón interpretaron "Quis est homo". (Aldo Cháirez)

Torreón, Coahuila

Clásica pero agónica, de una solemnidad rossiniana que solo puede expresarse a través de una tremenda orquestación, una pieza rica en matices y en colores resultó la interpretación de la obra "Stabat Mater", con la Camerata de Coahuila.

El Teatro Nazas acogió esta pieza monumental que refleja el dolor de la Virgen María ante la cruz, con las voces de la soprano Luz Alicia Ávila, la mezzosoprano Lydia Rendón, el tenor Edgar Villalva y el bajo Rosendo Flores.

Además la orquesta estuvo acompañada por más de cien voces de los coros del Centro de Estudios Musicales de Torreón, la Escuela de Música Silvestre Revueltas y la Escuela Superior de Música de la UJED, los encargados de interpretar el Stabat Mater de Rossini hasta el Amen.

Seguido el Cuarteto ofreció "Sancta Mater, istud agas", de igual forma "Fac, ut portem Christi mortem" por Lydia Rendón. 

Bajo demandantes tonadas de los solistas y con extraordinarios números para el coro y en la dirección el maestro Ramón Shade, el público de la Camerata dio la bienvenida a la Semana Santa.

Una oración medieval atribuida a Jacopone di Todi, en donde Rossini escribió diez números operísticos de un alto lirismo, desde el impresionante número inicial "Stabat Mater dolorosa", seguido por "Cujus animam gementem" interpretado por el tenor Edgar Villalva.

La soprano Luz Alicia Ávila y la Alto Lydia Rendón interpretaron "Quis est homo", el bajo Rosendo Flores presentó "Pro peccatis suae gentis"  y "Eja, Mater, fons amoris" acompañado por el coro.

Seguido el Cuarteto ofreció "Sancta Mater, istud agas", de igual forma "Fac, ut portem Christi mortem" por Lydia Rendón.  

La soprano y el coro ofrecieron "Inflammatus et accensus", seguido por el cuarteto de solistas con "Quando corpus morietur" y un final convidado por los coros "Amen, in sempiterna saecula" de estilo fugado, cerraron una gran gala coral.