"Las inquietudes artísticas, alimento para la vida"

La directora de la Compañía Nacional de Danza Folclórica, Nieves Paniagua, habló sobre los inicios de la compañía y el trabajo que ha conjuntado con su labor pedagógica.
Se presentará hoy con piezas como 'Danza azteca y Huasteca'.
Se presentará hoy con piezas como 'Danza azteca y Huasteca'. (Especial)

México

La Compañía Nacional de Danza Folclórica (CNDF) cumple 40 años. La agrupación dirigida por Nieves Paniagua celebrará hoy cuatro décadas en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes con dos funciones, a las 17:00 y 20:00 horas.

En entrevista con MILENIO, la coreógrafa y bailarina habló sobre los inicios de la compañía y sobre las experiencias y el trabajo que ha conjuntado con su labor pedagógica.

Paniagua recuerda que desde niña quiso ser bailarina; sin embargo la pedagogía siempre fue una inquietud. Cuenta que siempre fue líder, y entre sus juegos estaba el de ser maestra: "Mi mamá me compraba cuadernos de muñecas para recortar, eran muy bonitas y tenían vestidos preciosos. Pero, después de jugar un ratito con ellas me ponía a hacerles nuevos vestidos con papel lustre o lo que me gustara. Hacía una escuela y las vestía a todas de blanco porque era el día de la bandera. Era una locura de creatividad".

"Hace 40 años vi el caso de una chica que tenía varios hermanos y tenía mucho talento para bailar, pero desafortunadamente tuvo que retirarse de la danza porque no tenía ni para comer. A partir de eso, en 1975, me di a la tarea de ir a las secundarias técnicas para seleccionar a jóvenes que estuvieran interesados en la danza folclórica para darles clases gratuitas".

La también fundadora de la Escuela Nacional de Danza Folklórica, junto con un grupo de maestros integrado por Roberto Vallejo, Gastón de Saavedra y Rosa María Macías visitaron 52 escuelas del Distrito Federal para seleccionar a jóvenes. No fue fácil, ya que tuvieron limitaciones económicas; sin embargo, pudo lograrlo trabajando en equipo con sus compañeros y con los padres de familia. "Cuando hablamos con ellos les dijimos que no les estábamos ofreciendo una carrera, pero que si les gustaba ellos iban a poder elegir. Las inquietudes culturales y artísticas son un alimento que te va tonificando para formar un criterio y para saber lo que quieres en la vida".

Actualmente la CNDF cuenta con 70 bailarines en diferentes niveles. Para la celebración de su 40 aniversario, habrá 37 bailarines en escena que interpretarán de manera simbólica el primer programa que se bailó dentro de la compañía cuando adquirió su nombramiento nacional.

Entre el repertorio que se bailará el próximo 14 de julio se encuentran piezas como Danza azteca y Huasteca, así como algunas dedicadas a los estados de Chiapas, Nayarit, Oaxaca, Nuevo León, Veracruz, Sonora y Jalisco.

"Con esto queremos decir dos cosas: así comenzó la compañía y así se hace dentro de ella, porque no es de mi propiedad, es de México, pero con un trabajo de calidad. Hay quienes bailan estas piezas sin saber por qué se da una vuelta a la derecha o a la izquierda, y por eso nuestros bailarines han pasado tiempo con los auténticos danzantes, con lo que descubren el misticismo de las danzas".

Paniagua está convencida de que conjugar el trabajo pedagógico con la danza es lo que ha dado buenos resultados dentro de la CNDF. Al mismo tiempo, afirma que todavía hay mucho por trabajar: "Hay que estar observando constantemente para ver qué se puede mejorar". Reconoce que dentro de la escena de la danza folclórica hace falta mucho trabajo de revaloración: "Poca gente entra a la investigación y al rescate de ésta. Falta mucho conocimiento y responsabilidad".

Además, considera que se deben cuidar aspectos como el ego y las preferencias de los que dirigen las compañías de danza: "Cuando estás dentro de la danza, estás en una competencia hasta que te retiras; pero si no sabes hacer de ésta una competencia sana te enfermas. Esto casi nunca se habla, y por eso yo siempre he insistido que en las compañías debe haber un apoyo psicológico".

La historia

Los inicios de la compañía, en 1975, se dieron bajo el nombre de Ballet Folklórico de la Dirección General de Educación Tecnológica Industrial; en 1979 la Secretaría de Educación Pública avaló el nombre de México Ballet Folklórico. Para 1980, la compañía emprendió una gira mundial.En 1984 el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura le otorgó el nombre de Compañía Nacional de Danza Folklórica.