Mezclan obras clásicas y contemporáneas

La compañía Nacional de Danza en La Gran Gala de Ballet, se presentó en el Teatro Isauro Martínez con un programa que incluyó grandes piezas como Giselle, Las Llamas de París, Romeo y Julieta.
El programa incluyó grandes piezas como Giselle, Las Llamas de París,  Romeo y Julieta.
El programa incluyó grandes piezas como Giselle, Las Llamas de París, Romeo y Julieta. (Miguel Ángel González)

Torreón, Coahuila

Una mezcla de grandes obras clásicas y contemporáneas, entregó la Compañía Nacional de Danza, en La Gran Gala de Ballet, la que se presentó en el Teatro Isauro Martínez en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Artes.

El programa incluyó grandes piezas como Giselle, Las Llamas de París,  Romeo y Julieta, Mono Lisa, El Cascanueces, Planimetría en Movimiento, Don Quijote y la Sinfonía para seis hombres.

La compañía cuenta con 38 bailarines, 1 regisseur y 7 maestros.

Es de destacar que actualmente la compañía Nacional de Danza está bajo la Dirección de Laura Morelos, quién compartió que para este programa se brindó una mezcla de obras que cubren tanto la faceta clásica como la contemporánea.

"Comenzamos con una bellísima obra clásica nombrada Giselle y terminamos con una obra contemporánea que es la Sinfonía para 6 hombres. Por otra parte se incluyó la obra El Cascanueces, interpretada por la primera bailarina Coahuilense Ana Elisa Mena y el solista Argenis Montalvo”, comentó.

Indicó que así también la obra Planimetría del movimiento incluye una maravillosa coreografía que es creación de la bailarina Irina Marcano, con la idea dijo de que los danzantes se desarrollen también en otros ámbitos.

“A decir de la gran pieza Giselle su interpretación representa una gran dificultad técnica para cualquier bailarín”, expresó.

Puntualizó que por otra parte la selección de las piezas contemporáneas son fáciles de distinguir de  inmediato por la peculiaridad de su música y porque  la manera de moverse es totalmente distinta.

La directora de la Compañía Nacional de Danza, compartió que todas las piezas que fueron interpretadas representan un gran reto para la agrupación de danzantes.

Cada uno de los bailarines convidaron al público presente de la Comarca Lagunera, una muestra de coordinación, perfección y belleza.

La compañía cuenta con 38 bailarines, 1 regisseur y 7 maestros.

Ana Elisa Mena, bailarina Coahuilense, compartió que el espectáculo representó para ella un episodio muy emotivo.

"Interpreté la pieza el Hada de Azúcar. Mi primera función en este teatro fue a los 3 años de edad y nunca pensé que yo sería parte de la compañía Nacional de Danza. Es muy emotivo para mi estar aquí, a los 26 años y ya en estas circunstancias", exteriorizó.

Así también Paulina Guraieb Abella, bailarina originaria de Veracruz compartió al igual que Ana Elisa Mena, el sentirse orgullosa de estar en el escenario del teatro Isauro Martínez en la ciudad de Torreón.

Paulina Guraieb Abella, es una joven promesa de la compañía, quien se llevó la ovación del público presente en su magnífica intervención con la pieza Las Llamas de París.  

Noche en que cada uno de los bailarines convidaron al público presente de la Comarca Lagunera, una muestra de coordinación, perfección y belleza, en la Gran Gala de Ballet, resultado del arduo trabajo que realiza la compañía Nacional de Danza de Bellas Artes.