Combinan el ajedrez con los "ganchos" y "uppercuts"

Una sesión de "chessboxing" comienza en el tablero, donde los contrincantes mueven piezas durante cuatro minutos y luego pasan directamente al ring.
El nuevo "deporte", surgido de un cómic, mezcla ambas disciplinas.
El nuevo "deporte", surgido de un cómic, mezcla ambas disciplinas. (Mauricio Ledesma)

México

Antes de llegar a Krav Maga Inside, un gimnasio ubicado en la colonia Narvarte, Saulo pensaba que mezclar el ajedrez con el boxeo solo era posible en el universo de Los Simpson, donde alguna vez vio un capítulo en el que estas dos disciplinas formaban un mismo deporte, pero esta batalla llamada chessboxing es una realidad.

El combate comienza ante el tablero, donde los oponentes tienen cuatro minutos para hacer algunos movimientos con las piezas de ajedrez, después un minuto para ponerse los guantes porque el duelo cambia de escenario y ahora es en el ring con ganchos, uppercuts y rectas.

Del papel a la realidad

Todo empezó en 1992, cuando el dibujante serbio Enki Bilal se planteó la posibilidad de mezclar el intelecto de un ajedrecista de la talla de Gari Kaspárov con la potencia de boxeadores como Muhammad Ali, Rocky Marciano o Julio César Chávez; el resultado fue Alcide Nikopol, protagonista del cómic francés titulado Froid Équatieur (Frío Ecuador). Un atlético hombre dispuesto a obtener el título de campeón mundial de este extraño deporte.  

Años después, en 2003, la historieta llegó a manos del holandés Iepe Rubingh quien decidió llevar la fantasía a la realidad y pasar este deporte del papel a un verdadero combate cuerpo a cuerpo y mente a mente. Fue en la sala de conciertos Paradiso en Ámsterdam, Países Bajos, donde Rubingh, con el mote de Iepe the Joker, se enfrentó a Luis The Lawyer, y luego de un acalorado combate se coronó como primer campeón mundial de chessboxing, un deporte que libraba ahí su primera batalla.

Los seguidores, que se sumaban fieles a la afición de este híbrido deportivo, y los contrincantes que cada vez eran más y  mejor preparados, movieron a Rubingh a fundar en 2004 la World Chess Boxing Organisation (WCBO), la primera asociación de chessboxing con sede en Berlín, que ahora, a más de 10 años de ese surgimiento, tiene miembros en India, Italia, Rusia, Turquía, Estados Unidos y España.

En Frío Ecuador, Enki Bilal no estableció reglas para el chessboxing, pero Iepe The Joker se dio a la tarea de definir lineamientos que le permitieran sistematizar este deporte: la pelea, que consta de 11 rounds alternando ajedrez (cuatro minutos) y box (tres minutos), comienza siempre ante el tablero. Cuando los jugadores están moviendo piezas deben usar siempre audífonos que aíslen el ruido para evitar que alguien del público les sople alguna jugada.  

En ambas etapas del combate de chessboxing se exige rapidez, así que los contrincantes no pueden perder tiempo pensando su jugada o enclaustrarse en una esquina para evadir el golpe del rival. 

Episodio México

“Nosotros nacimos como Krav Maga, que es defensa personal en israelí. En ese sistema siempre tratamos de llevar al individuo a un estrés físico y mental”, cuenta Miguel Ángel Zapata, entrenador de chessboxing.

“Cuando hacíamos los sparrings decidimos meter algo que fuera realmente estresante para la mente —explicó el también aficionado al ajedrez—. Empezamos haciendo operaciones aritméticas básicas; así de uno más dos, más tres y la gente no podía sumar ni restar porque vienes de un estrés físico (…) Entonces decidimos complicarlo más con jueguitos con clavos que tenían que zafar y ello nos llevó a decir: algo más estresante, pues vamos a hacerlo con ajedrez”.  

Quienes empiezan en este deporte reconocen lo demandante de la combinación; por ejemplo Francisco, otro de los alumnos en Krav Maga Inside, relató que “uno está agotado mentalmente por el ajedrez, porque se piensa en la partida a la hora del combate o en la partida estás pensando en ya noquear al oponente porque vas perdiendo en el tablero o sea que es estresante en ambos y (practicarlo) te da un punto de vista más amplio ante las situaciones”.

La rapidez es una de las cualidades básicas de ambos deportes, pero “cuando son primerizos hacen un movimiento o dos en cada round porque lo piensan demasiado; ya cuando tienes más practica subes el nivel de movimientos”, explica el entrenador Jorge Altamirano, quien también está convencido del beneficio de esta singular mezcla.

Sobre la rutas para alzarse victorioso en este combate, Jorge detalla que “en el ajedrez el que está más cerca del mate o el que tiene el mayor número de piezas comidas del adversario es el que gana; sin embargo, también se puede tener la victoria en el sparring, donde el ganador se determina por el conteo de puntos o por la vía rápida del nocaut”.

Así fue como este híbrido del deporte llegó de la mente de un dibujante a la realidad mexicana, ante la búsqueda de una formación integral que no solo engrosara músculos, sino también sumara al intelecto: “Combinar dos cosas que te gustan, que aparentemente son muy opuestas como el ajedrez, que la gente considera que es un deporte para nerds, y el box, que es algo como para barbajanes… nos gusta esa idea del estrés mental, de llevarlos al límite”, remató Zapata.