Colección le apuesta al rescate de historias tradicionales infantiles

Alicia Rosas considera que antes no se le daba importancia a este público, pero hubo cambios.
La primera historia de Libros de Alicia será "Meñique", de José Martí.
La primera historia de Libros de Alicia será "Meñique", de José Martí. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

¿Qué libros son los que leería una chica como Alicia, la pequeña niña curiosa cuya imaginación la trasportó a otros mundos?

Esta es la pregunta que se lanzó su tocaya, la editora Alicia Rosas, y tras pensarlo un poco confeccionó una colección que incluyera autores clásicos pero adaptados con ilustraciones.

Libros de Alicia es el sello pensado en la literatura infantil que, junto a la regiomontana 27 Editores, emprende una tarea pensada principalmente en el público infantil pero que también busca al lector adulto.

Su primera apuesta describe esta situación: se trata del libro Meñique, un cuaderno con ilustraciones de Mario Rosales pero que rescata un cuento infantil escrito por José Martí.

“Es pensando en el personaje de Alicia en el país de las maravillas, pensando un poco en qué libros tendría ella en su pequeña biblioteca. Y la escogimos porque es un poco lo que nosotros queremos hacer: considerar la tradición literaria infantil hasta lo que hoy se hace”.

Aunado a lo antes expuesto, la iniciativa propone reeditar historias que difícilmente se consiguen en el mercado editorial en México, ya sea por tratarse autores fallecidos o ediciones viejas.

En su comienzo se buscará recuperar literatura de la tradición europea pero también se hará con autores mexicanos, pues en sus proyectos incluyen a escritores contemporáneos como Norma Muñoz Ledo.

PEQUEÑOS LECTORES

Alicia Rosas considera que el público infantil es un gran lector. Al trabajar en colecciones como Alfaguara juvenil, conoce bien el tema y señala que los niños son los que más leen en la sociedad mexicana.

Incluso los pequeños suelen ser los críticos más honestos: si lo que leen no los atrapa simplemente hacen a un lado el libro pero si sucede lo contrario, lo devoran hasta terminarlo. Como ejemplo bastaba ver cómo los niños y jóvenes devoran las sagas, como lo fue el caso de Harry Potter, en cuestión de semanas.

“Los niños sí leen mucho, creo que es una situación que madurará con los años y que irá creciendo. Claro, si en su entorno no lee pues el niño se queda con la idea de que es un castigo, es muy interesante que los niños tengan contacto con los libros, aunque sea por la escuela”.

Y este gusto por la lectura en los niños está también ha sido detectado por jóvenes escritores e ilustradores, quienes están adentrándose a la literatura infantil, un género que por mucho tiempo se consideró de menor presencia.

“Antes se le veía como un género de menor importancia. Hoy eso ha cambiado, porque se ve que el niño lector es más exigente pero además hoy vemos libros infantiles muy bellos y muy bien hechos”, apuntó.

La colección de Libros de Alicia está disponible en la librería Terraza 27, ubicada en Escobedo entre 5 y 15 de mayo en el centro de Monterrey.