Cofepris anuncia operativos contra hospitales "patito"

Los instalan principalmente en casas habitación personas que carecen de cédula profesional para ejercer como médicos generales o especialistas.
Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria del organismo federal.
Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria del organismo federal. (Octavio Hoyos)

México

En México se ha registrado un aumento exponencial de unidades, hospitales y centros de atención médica  ilegales, por lo que las autoridades sanitarias intensificarán este año las supervisiones con 5 mil verificadores y el apoyo de los gobiernos estatales, explicó a MILENIO Álvaro Pérez Vega, comisionado de Operación Sanitaria la Comisión Federal para la Prevención contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Estos hospitales y clínicas irregulares, detalló el funcionario, son instalados principalmente en casas habitación por personas que carecen de cédula profesional para ejercer como médicos generales o especialistas.

Esfuerzo en 2014

El año pasado la comisión dependiente de la Secretaría de Salud efectúo 944 verificaciones de este tipo: 181 a hospitales, 675 a consultorios y 88 a clínicas. Derivado de ese trabajo se suspendieron 151 establecimientos, de los cuales 23 eran hospitales, 113 consultorios generales y 15 clínicas estéticas.

Las suspensiones se efectuaron porque carecían de licencia sanitaria y ofrecían servicios en casas, usando los cuartos de dormir como consultorios y centros de cirugías, para los cuales no contaban con personal capacitado, incluyendo a los anestesiólogos y enfermeras. Tampoco tenían el equipo necesario y aprobado por la norma sanitaria.

Las verificaciones también derivaron en multas por un monto de 9.5 millones de pesos, la clausura total o parcial de los establecimientos y las denuncias penales correspondientes por usurpación de funciones.

“Dos personas murieron en el Estado de México y una en el Distrito Federal, esto en el caso de cirugías estéticas; también  tenemos otras tres indagatorias por mala práctica o negación de atención médica en hospitales públicos”, detalló Pérez Vega en entrevista.

El comisionado de Operación Sanitaria reconoció que hay un crecimiento importante de estos centros médicos ilegales en el DF, Estado de México, Guadalajara, Monterrey y, sobre todo, en Tijuana, por ser donde hay un gran número de personas con mayor poder adquisitivo.

Vanidad

“Hemos advertido un crecimiento de clínicas y centros de atención, sobre todo, para cirugía estética. Se aprovechan de la gente que quiere mejorar su apariencia física, reducir talla o bajar de peso de manera rápida y barata, aunque a costa de la salud y, en ocasiones, de la vida de las personas”, comentó Pérez Vega.

Sobre las instalaciones, explicó, “hemos encontrado sitios donde se advierte que se están fabricando camillas, en el que no hay personal adecuado, anestesiólogo, cirujano, médicos que exhiban su célula. Sitios con precios muy bajos, eso debe de ser motivo de alerta entre la población”.

La Asociación Mexicana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva reportó que cada año se ven afectadas al menos 15 mil personas que sufren reacciones adversas por haberse sometido a supuestos procedimientos estéticos para perfeccionar su figura.

En esas prácticas se han reportado deformidades, amputaciones y pérdida de tejidos, porque les inyectan aceites de cocina, de bebe o de automóvil, vitaminas, cortisona y otas sustancias ilegales.

En los establecimientos también se hacen procedimientos quirúrgicos que prometen dotar de volumen y firmeza senos, glúteos o piernas, y devolver la juventud al rostro y al cuerpo.

Mikel Arriola, titular de la Cofepris, dijo al respecto que “uno de los elementos más importantes es la verificación en la prestación de los servicios de salud. Cubrimos todos los centros que ofrecen servicios médicos. Nuestra labor, desde luego, es preventiva”.

Sobre los descesos que se registran en los hospitales patito, dijo que “este tipo de situaciones se debe a que no se siguieron el protocolo de atención medica cuando llega una persona a pedir un servicio de salud, por eso sancionamos”.

La Cofepris, agregó Arriola, incrementó desde hace tres años en 150 por ciento las verificaciones y optimizó los procedimientos.

“La labor que hace la Cofepris de manera no pública, no publicitada, implica que mueran menos personas y que se ahorren más recursos. Por cada peso que se invierte en verificación se dejan de gastar 2.5 en atención médica”, concluyó Arriola.