Cine: El amanecer de siempre /I

El espía se hace pasar por inspector de luz y entra al cuchitril con doble intención, pero Octavio lo amenaza con una pistola y lo amarra en una silla.
Retorno a la grandeza del cine mexicano.
Retorno a la grandeza del cine mexicano. (Especial)

México

En la pasada Muestra Internacional de Cine disfrutar de Distinto amanecer en versión restaurada por motivo del septuagésimo aniversario de su producción, fue una experiencia que nos regresó a la grandeza del cine mexicano de los cuarenta, pues nos reencontramos con un enjambre de espléndidas actuaciones, con una soberbia fotografía dramática y expresionista, así como con una Ciudad de México que no volveremos a ver, pero con una problemática tan actual que parece como si el tiempo no hubiera avanzado un segundo.

En Distinto amanecer el azar bien manejado es un recurso fascinante y funciona para que el planteamiento dramático posea efectividad: Octavio, líder sindical honesto, preocupado por las huelgas y la justicia del obrero, posee documentos que comprueban la corrupción y malos manejos del gobernador Vidal, y es asediado por un espía que tiene orden de recuperar esas pruebas. En su afán por esconderse, Octavio se mete al baño de damas de un cine; ahí se encuentra a Julieta, una de sus mejores amigas, a quien tiene tiempo de no ver, y se entera que se casó con Ignacio, otro de sus grandes amigos, con quien en su época de estudiantes fueron defensores de la justicia y la legalidad. Julieta lo ayuda a evadirse y lo esconde en su casa. Allí Octavio se da cuenta de que Juanito, su hermano menor, ya no es un niño y que están mal económicamente.

Los ganchos dramáticos mantienen el interés en la historia, y pronto se dan cuenta de que el espía los siguió, lo que complica la situación de Octavio porque no puede recoger los documentos que tiene guardados en un buzón del correo. Entonces Ignacio se ofrece a ir por los documentos; Octavio confía en él, le da la llave y número del casillero.

El espía se hace pasar por inspector de luz y entra al cuchitril con doble intención, pero Octavio lo amenaza con una pistola y lo amarra en una silla. A las 10 de la noche Julieta debe salir a un compromiso de trabajo, pero antes Octavio tiene que hacer una llamada al comité y deja la pistola a Julieta. El espía logra desatarse y Julieta, sin dudarlo un instante, lo mata. Cuando Octavio regresa, se entera de que Julieta es cabaretera y explica que el hambre la orilló a eso.

El reencuentro entre Octavio, Julieta e Ignacio adquiere un reproche velado, como si el amor fuera la única traición justificada. El triángulo amoroso se intensifica cuando descubrimos otro gancho: Julieta no puede tener hijos, por eso Ignacio se consiguió una amante…

La próxima semana continuaremos con este recorrido alrededor de una joya del cine mexicano.

Distinto amanecer (México, 1943), dirigida por Julio Bracho, con Andrea Palma y Pedro Armendáriz.