Cine: El amanecer de siempre /y II

El clímax de la película es una vuelta de tuerca bien fraguada, una lección de la que debemos aprender: el amor es un sentimiento que nos puede llevar a una encrucijada entre la traición y el deber.
¡Qué suerte de personajes!
¡Qué suerte de personajes! (Especial)

México

Los acontecimientos en Distinto amanecer suceden en el transcurso de una noche, y están estructurados en acción-reacción y van in crescendo, lo que confirma una construcción dramática bien urdida. Cuando Julieta conoce a la amante de Ignacio, una mujer vulgar que no tiene la menor intención de embarazarse porque no quiere volverse gorda, Ignacio se da cuenta de su error y, arrepentido, la abandona. Mientras, Octavio y Julieta abren sus escondidos sentimientos y, sin dudarlo, deciden irse juntos, cambiar de vida; Octavio entrega a Julieta los documentos que acusan al gobernador para asegurarse de que ella acudirá a la estación de tren. Julieta, dispuesta a dejar a su hermano menor y a abandonar a Ignacio, llega a despedirse, pero descubrimos otro detalle en la estructura que nos sorprende, porque evita el melodrama barato: Julieta descubre que Ignacio le dejó una carta en la que dice que no soportaría su despedida y prefiere no estar.

Julieta explica a Juanito que lo que va a hacer es para mejorar, y el adolescente no puede evitar el llanto mientras se alista para irse a la escuela; cuando Julieta está a punto de irse, otro acontecimiento obstaculiza sus intenciones, lo que aumenta la tensión: tres agentes del gobernador corrupto suben a su piso. La resolución es magnífica, pues Julieta no tiene otra alternativa que involucrar a Juanito; le guarda los documentos en la mochila explicándole que, en cuanto lleguen unos señores, diga que se va a la escuela, pero que vaya inmediatamente a la estación y entregue los documentos a Octavio.

El clímax de la película es una vuelta de tuerca bien fraguada, una lección de la que debemos aprender: el amor es un sentimiento que nos puede llevar a una encrucijada entre la traición y el deber. Julieta decide lo justo, porque no hay nada que justifique traicionar un ideal, porque no hay nada más importante que luchar por una convicción con honestidad.

Distinto amanecer es una película sólida cuya historia no ha envejecido un ápice; basta con reflexionar un poco sobre lo que sucede actualmente en nuestro país para sentir escalofrío y darnos cuenta de su profunda actualidad y de la lección que nos deja cuando llega el final de la película: amanece, Julieta se ha transformado, se ha vuelto otra mujer y ha logrado salir avante a pesar de la pobreza y de las tentaciones del amor imposible.

¡Qué suerte de personajes! Han vivido un distinto amanecer; nosotros, en cambio, gente de carne y hueso, vivimos el amanecer de siempre.

Distinto amanecer (México, 1943), dirigida por Julio Bracho, con Andrea Palma y Pedro Armendáriz.