Recuperan más de 200 metros de muestras de cráter Chicxulub

Los trabajos de perforación de la Expedición 364 al centro del llamado cráter de la muerte en Yucatán, donde cayó un meteorito hace 65 millones de años, rinden sus primeros resultados.
Jaime Urrutia Fucugauchi y Ligia Pérez Cruz, a bordo de la plataforma Myrtle Clase 245.
Jaime Urrutia Fucugauchi y Ligia Pérez Cruz, a bordo de la plataforma Myrtle Clase 245. (Especial)

Progreso, Yucatán

Ha transcurrido casi un mes desde que seis de los integrantes de la Expedición 364 llegaron a la plataforma Myrtle Clase 245, donde hasta la fecha continúan los trabajos de perforación en el cráter de Chicxulub, al norte de Yucatán, donde hace 65 millones de años cayó un meteorito aniquilando 70 por ciento de los seres vivos, incluyendo a los dinosaurios.

Los científicos señalaron que las investigaciones superan las expectativas, pues la zona del impacto está a 720 metros de profundidad, 30 metros antes de lo que tenían contemplado.

Además de que hasta el 7 de abril habían extraído 94 muestras de 30 metros, las cuales se dividen en dos o tres partes para su transportación.

En entrevista para MILENIO, el investigador australiano Marco Coolen señaló que encontraron nuevos microorganismos.

"Específicamente estoy tratando de reconstruir como fue el proceso de evolución de la vida después del impacto", aseguró el científico.

Ligia Pérez Cruz, la única mujer mexicana que participa en la misión, comentó: "Yo subí a bordo de la plataforma el 14 de abril; sin embargo, ya había algunos científicos ahí, ellos comenzaron con la perforación el 8. Se comenzó la fase de recuperación de núcleos a partir de los 500 metros de profundidad y hasta este momento se tienen recuperados poco más de 200 metros de la roca que conforma al cráter".

La investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) reportó que el 24 de abril a las 08:30 horas se obtuvo la primera muestra de 15 centímetros a 505.7 metros de profundidad, los dos siguientes núcleos midieron 26 y 87 centímetros, respectivamente.

De acuerdo con la científica, el 28 de abril se llegó a los 655 metros de profundidad, sin embargo, fue a partir de los 610 metros donde se calculó una edad relativa de 63 millones de años.

La plataforma

La plataforma se encuentra a 38 kilómetros de Puerto Progreso, Yucatán. Soporta una carga de casi 431 kilogramos y tiene una cubierta que mide alrededor de 2 mil metros cuadrados, divididos en laboratorios, dormitorios, cocina, sala de juntas y maquinaria.

Los seis laboratorios de la plataforma se encuentran equipados con instrumentos especiales que permiten analizar las distintas características de los núcleos.

En ellos se realizan las mediciones principales de las muestras, posteriormente, el material extraído será transportado a Bremen, en Alemania, ciudad en la que se reunirán los 30 científicos que conforman la expedición para continuar con las investigaciones.

En el primer laboratorio es donde el material rocoso se limpia, lo que requiere de un cuidado especial, pues ahí es donde el ADN de los microorganismos de los núcleos se encuentra fresco.

En ese laboratorio se trabaja con otra parte de la muestra, que es llevada con los paleontólogos, quienes se encargan de buscar microfósiles, que sirven para determinar la edad del material rocoso.

En la misión participan 30 científicos de los cuales solo 12 hacen sus trabajos a bordo de la plataforma, quienes fueron divididos en dos grupos de seis personas para trabajar cada uno 12 horas al día, los siete días de la semana.

Espacio compartido

"Afortunadamente, hay un servicio de comedor muy bueno con cuatro horarios de comida caliente y hay vegetales, fruta y carne. En cualquier momento puedes encontrar un yogurt, pan o fruta", detalló Pérez Cruz.

Los expertos han aprendido a compartir su cultura con las otras personas, incluso, a lo largo de Myrtle colocaron adornos referentes a sus países de origen.

"Es una mezcla de todo, pero donde se muestra más es en la comida. Aquí en Yucatán hemos conocido la gastronomía mexicana y de otras partes de mundo. En Myrtle tenemos un chef que nos consiente mucho nos dan desde alitas, parrilladas y quesadillas", puntualizó Sean Guilick, investigador de Estados Unidos.

"Dormimos en unas cabinas con seis literas, separados hombres y mujeres. Son seis literas muy confortables y un baño", detalló el estadunidense.

A su vez, Coolen aseguró que la convivencia con sus compañeros ha sido muy confortable, lo que favorece principalmente a la investigación, pues obtienen resultados más rápido.

La mexicana abandonó la plataforma el sábado y el 10 de mayo Mario Rebolledo, especialista de la Unidad de Ciencias del Agua del Centro de Investigación Científica de Yucatán, subirá para continuar con los trabajos de extracción y análisis.

Las investigaciones a bordo finalizarán en junio. Los científicos tienen previsto reunirse en septiembre para continuar con los análisis en Bremen, Alemania, aunque adelantaron que será hasta 2017 cuando los resultados de la investigación comiencen a publicarse.