ENTREVISTA | POR EMILIANO BALERINI CASAL/ MILENIO DOMINICAL

Michael Perlman Director de cine

El documental China Libre: El coraje de creer será presentado en México en febrero próximo.

China bajo sospecha

Chien-min Choung
Chien-min Choung (AP)

Ciudad de México

China Libre: El coraje de creer (que será presentado en México en febrero próximo) es el documental que el Partido Comunista del país asiático acaba de prohibir. En él, se muestra cómo el gobierno de esa nación se ha dedicado a perseguir políticamente en los últimos tiempos a los simpatizantes del Falun Gong, disciplina espiritual pacífica que combina el budismo con las antiguas creencias taoístas y que tiene como base de su enseñanza la verdad, la compasión y la tolerancia.

El creador del filme, el documentalista estadunidense Michael Perlman, se ha dedicado a realizar cintas relacionadas con la falta de garantías individuales en aquella nación. Su interés surgió a raíz de que conoció diferentes películas sobre los campos de labores forzados, donde el Estado chino recluye a los seguidores de esa disciplina para que hagan objetos que requieren distintas trasnacionales de Estados Unidos, como las caras de Homero Simpson, el famoso personaje de la serie televisiva The Simpson.

El filme también refleja la capacidad que tiene el Estado chino de censurar información para que la gente no se entere lo que sucede en aquel país, así como el sistema de espionaje que tiene tanto en internet como en las redes sociales y los celulares.

En entrevista con Perlman, el también director de Más allá del miedo, habla sobre su nuevo documental y lo que implicó hacerlo.

 

¿Cómo surgió el documental?

Acababa de concluir la película Más allá del miedo, la cual habla del Tíbet. Mientras se proyectaba este trabajo por diferentes países del mundo, mi entonces novia Stacy me presentó al productor cinematográfico Kim Wong, con quien acordé que teníamos que ayudar al Tibet, y para hacerlo debíamos primero ayudar a liberar a China. Wong me dio un libro de Jennifer Zeng, llamado Atestiguando la historia: una mujer peleando por la libertad. Jennifer, ex miembro del Partido Comunista Chino, fue perseguida y encarcelada por practicar Falun Gong. Después de leer este trabajo me impresioné mucho por la situación que vive actualmente China y decidí, junto a Wong, hacer el filme.

 

¿De dónde proviene su acercamiento a China?

Hay dos elementos que me han acercado a este país: uno, es que estoy involucrado con el budismo, el  cual plantea, como uno de sus propósitos, la compasión hacia los demás; y la segunda es que el Falun Gong, disciplina de la que se habla en el documental, tiene este mismo principio. Creo en el budismo y en las enseñanzas del Falun Gong, que están relacionadas con el taoísmo y la energía universal.

 

En el documental se plantea una crítica al Estado chino por la persecución a los seguidores del Falun Gong. ¿Cuál fue su experiencia al estar allá y platicar con testigos de esta persecución?

Los seguidores del Falun Gong han arriesgado sus vidas estando en las cárceles de China. He visto muchas imágenes en video sobre lo que está pasando en los campos de trabajo forzado, donde tienen recluidos a muchos seguidores de esta disciplina, y que me sirvieron para hacer este documental.

 

¿Ha estado en un campo de labores forzadas de China?

No, no he estado ahí.

El trabajo en los campos de labores forzadas se hace para empresas estadunidenses. ¿Qué opina de la participación de estas compañías en actividades como éstas?

Al hacer una evaluación completa, este problema tiene que ver con el dinero. Las empresas trasnacionales tienen mucha influencia en la legislación de Estados Unidos. Nosotros queremos influir para que este dominio cambie, ya que con sus ansias de poder y dinero afectan la democracia, la igualdad y los derechos humanos. A través de mis películas: Tibet, más allá del miedo y China libre: el coraje de creer quiero concientizar al respecto.

 

En el filme se habla del espionaje chino. ¿Qué metodologías usa el país asiático para vigilar a la gente?

El espionaje es un sistema amplio y profundo porque el gobierno chino no solo monitorea las conversaciones por internet, sino por teléfono. Un ejemplo de este espionaje se dio cuando el gobierno se enteró, por medio de un correo electrónico, que Jennifer Zeng practicaba Falun Gong y la detuvo.

 

¿Qué incomoda del Falun Gong, que sea una filosofía de paz o que tenga más seguidores que el Partido Comunista?

Los dos elementos son significativos. El gobierno siente la necesidad de reprimir a tanta gente reunida alrededor de la meditación, y, por otra parte, como el Falun Gong tiene como principio decir la verdad, las personas se oponen al nivel de corrupción que existe en China. Me parece absurdo que el gobierno reprima a un grupo de personas que medita intentando ser mejores seres humanos.

 

En la película se dice que anualmente hay 150 mil protestas en China. ¿De dónde obtuvo esa cifra?

Ese dato lo ha publicado el New York Times. Es información que ha sido mencionada por otras fuentes, pero que en general no llega a occidente por la censura que hay en China. Hay medios de información como NTV y La gran época, que están publicando información que en el país asiático es censurada. Por su parte, CNN y el New York Times han reportado que otros medios de comunicación se autocensuran porque no quieren que el gobierno chino afecte su economía y negocios.