Celebrarán los 40 años del Chapman Stick en México

El domingo 7 de diciembre alternarán los estadunidenses Michael Bernier y Ritchie DeCarlo con el grupo mexicano Cabezas de Cera.
Instrumento de percusión.
Instrumento de percusión. (Michael Bernier)

México

La banda mexicana Cabezas de Cera se enfrentará en un mano a mano con el dúo estadunidense formado por Michael Bernier y Ritchie DeCarlo, para festejar los 40 años del nacimiento del Chapman Stick, peculiar instrumento descrito por su propio creador como "un piano abrazado".

El domingo 7 de diciembre a las 18:00 el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris será escenario de la experimentación sonora entre estos músicos polirrítmicos que "siguen descubriendo este instrumento" e inventando otros nuevos, como el charrófono, la jarana prisma, el tambor kitai y el salterio prisma, los cuales también estarán presentes.

El encuentro estará dividido en dos etapas: primero cada banda presentará su propuesta musical, y después unirán sus cuerdas para percutir juntos este instrumento ideado en los 70 por Emmett Chapman.

Bernier, que se colocó en la escena musical como parte de los Stick Men al lado de Tony Levin y Pat Mastelotto, presentará por primera vez en México su propio material acompañado por el baterista Ritchie DeCarlo.

Cabezas de Cera, dueto formado por los hermanos Mauricio y Francisco Sotelo, presentará las mejores piezas de su repertorio, incluidos algunos temas de Música en escala de grises, álbum que preparan luego de la experiencia de musicalizar El gabinete del doctor Caligari.

Los festejos inician el viernes 5 y sábado 6 con el Primer Seminario Mexicano de Stick en la Escuela de Música DIM, el que, según Mauricio Sotelo, será un "encuentro para compartir experiencias entre stickistas".

El Chapman Stick es un instrumento que se toca con los dedos de ambas manos sobre el diapasón, percutiendo sobre las cuerdas con la técnica conocida como tapping; por eso, aunque su aspecto le da un aire a guitarra, en cuanto a su técnica de ejecución es más similar al piano.

Sotelo comentó que, al ser un instrumento tan reciente, que no tiene una historia o un referente tan claro, se vuelve muy libre de tocar, lo que permite "desarrollar un lenguaje propio a partir de su intuición y su relación con las cuerdas".