Cerveza con mezcal, la nueva bebida artesanal

Tuefel se dedica a crear productos que resaltan la identidad mexicana con mezclas de sabores y nombres típicos del estado de Oaxaca.
Viridiana Manzano es la creadora del proyecto con las emblemáticas bebidas.
Viridiana Manzano es la creadora del proyecto con las emblemáticas bebidas. (Jorge Caballo)

Oaxaca

La empresa oaxaqueña Teufel, nacida en 2011 y pionera en el mercado de cerveza artesanal, se ha dado a la tarea de crear bebidas que desde su presentación, sabor y nombre son mexicanas y en lo particular muestren la identidad oaxaqueña.

En entrevista con MILENIO, su creadora, Viridiana Manzano, aseguró que estas bebidas han sido bien recibidas por los paladares más exigentes gracias a su perfecta combinación de maltas, lúpulos y sabores típicos de la entidad.

“La cerveza de mezcal fue una demanda del público oaxaqueño. Para sacar cada uno de nuestros productos hicimos una investigación de mercado porque queríamos saber qué es lo que había y lo qué pedían los consumidores.

“Cuando nos dimos cuenta que nos estaban pidiendo una cerveza con mezcal se nos hizo un poco raro, porque para nosotros no existen mezcales reposados ni añejos, muchos menos con cerveza, solamente puro (…) Que la gente lo pida y también lo acepte es un buen resultado, es extraordinario”, detalló.

La dedicación y sello oaxaqueño no solo están en el sabor, sino también en los nombres y etiquetas hechas por artistas del lugar, quienes les imprimen el estilo del estado.

Estilos y sabores

Ellos tienen cinco tipos de cerveza artesanal; dos básicos American Pale Ale (APA) e India Pale Ale (IPA) y tres estilos especiales: Red Stout, Agave Honey Ale y Porter Mezcal.

Además, la línea de Teufel cuenta con otras presentaciones. Una de ellas es Portfirio —inspirado en el presidente Porfirio Díaz— que contiene 7.5 grados de alcohol. Señaló que además “al igual que Díaz, destaca por su carácter, fuerza y personalidad”.

Está cerveza, que es la “joya de la casa”, está adicionada con Mezcal Sacapalabras; un ensamble de dos magueyes y destilado en ollas de barro elaborado en Santa Catarina Minas Oaxaca.

Otra es Matlacipa, con 6.5 grados de alcohol y fue creada a partir de la leyenda oaxaqueña de la Matlacihua que cuenta sobre una mujer demonio que atrae a los hombres en estado de ebriedad. Contiene aromas a lúpulo, toronja, flores y hierbas.

Bolaoru, con 4.5 grados del alcohol, de nombre con origen zapoteco cuyo significado es “mi tesoro”. Esta bebida fue inspirada en el Istmo de Tehuantepec y contiene aromas de fruta tropical como guanábana y plátano verde.

Cerveza 77  hace honor al estilo inglés que surge en ese mismo año, cuando nace el movimiento punk en Inglaterra. Consideran que es la presentación rebelde por su fusión de ingredientes: lúpulo y hierba fresca junto con granos ahumados, miel de agave y malta de caramelo.

Chica mala, con 7.4 grados de alcohol y está adicionada con rosita de cacao, la cual es usada para elaborar una bebida prehispánica tradicional del estado de Oaxaca llamada Tejate. Además contiene ligeros toques a chocolate.

Los alcances

Teufel produce mensualmente 5 mil litros de cerveza que hacen llegar a estados como Querétaro, Tabasco, Puebla, Distrito Federal y Oaxaca. Actualmente para esta producción laboran 10 personas.

Manzano explicó que es complicado competir contra el duopolio de Grupo Modelo de Anheuser-Busch InBev y Cervecería Cuauhtémoc-Moctezuma de Heineken, quienes acaparan toda la materia prima en la industria, además de tener impuestos menores y contar con costosas estrategias de
mercadotecnia con contratos de exclusividad en 95 por ciento de los centros de consumo con patrocinios costosos.

“Todas las maltas y los lúpulos los importamos de Alemania y EU porque en México lo consume todo el duopolio y no podemos comprar lo que les sobra ya que ofertaríamos un producto de muy baja calidad”, abundó.

Por ello, destacó la importancia de este tipo de cervecería, en particular de la producida por ella, toda vez que está producida de manera artesanal, privilegiando recetas oaxaqueñas.

“Nuestras cervezas son mucho más caras que las industriales por dos motivos: los impuestos tan altos que pagamos, que son el IVA y el IEPS, además de la importación de los insumos”.

La empresaria solicitó al gobierno local de Gabino Cué y al Ejecutivo federal a apoyar los proyectos de la industria artesanal de reducción de impuestos.

Este la bancada del PRI en la Cámara de Diputados en el año 2012 se presentó una iniciativa de ley para que las empresas productoras de cerveza artesanal paguen un gravamen fijo por litro de 1.60 pesos contra los casi ocho que pagan actualmente; sin embargo, quedó congelada.

Pese a la incompetencia del mercado, Manzano aseguró que seguirá impulsando la cerveza artesanal.

“En México existen 63 millones de mexicanos consumidores de cerveza, lo que nos da un buen panorama, seguiré trabajando para que nuestro país en conjunto con los demás compañeros cerveceros, hagamos de México un lugar competitivo en esta área, buscaré a través de las instituciones correctas el impulso para proponer ante el Congreso proyectos a favor de la industria”, afirmó.