Cervantes más allá del Quijote

Dos entremeses cervantinos —obras cómicas que se representaban en medio de las grandes comedias o tragedias— forman parte de la temporada Celebrando a Cervantes en sus 400 años
Celebrando a Cervantes en sus 400 años es una propuesta visual que recrea de manera muy cuidadosa el teatro que se representaba en el México de la Nueva España.
Celebrando a Cervantes en sus 400 años es una propuesta visual que recrea de manera muy cuidadosa el teatro que se representaba en el México de la Nueva España.

México

La guarda cuidadosa y El retablo de las maravillas son los dos entremeses que forman parte de la temporada Celebrando a Cervantes en sus 400 años, que se presentarán en la Antigua Capilla de la Emperatriz, ubicada en Palacio Nacional. El público no sólo podrá admirar la belleza del recinto, copia fiel del Escorial español y del mismo Palacio Nacional, sino disfrutará dos piezas maestras del Manco de Lepanto.

Los entremeses cervantinos son obras cómicas que se representaban en medio de las grandes comedias o tragedias del teatro barroco o del Siglo de Oro, para que el público pudiera relajarse. Están escritos en prosa y su trama es sencilla. Ambas obras se publicaron en Madrid en 1608; son irreverentes ante la justicia de su época y muy cotidianas para nuestra modernidad.

Ahora Dialógica, una empresa que apoya proyectos culturales de largo aliento, y la Compañía de Teatro Clásico Fénix Novohispano hacen un homenaje a Cervantes presentando tres obras de teatro, tres conferencias magistrales, una mascarada y una cena cervantina. El marco son los majestuosos edificios de la Antigua Escuela de Medicina, ex convento de Regina Coeli, conocido también como nuevo Corral de Comedias de la Ciudad de México, Palacio Nacional y las calles del Centro Histórico.

La guarda cuidadosa es una parodia amorosa en la que dos hombres, un soldado y un sacristán, quieren casarse con la misma mujer, Cristina, quien trabaja de sirvienta en una casa. El soldado está siempre al lado de la casa donde Cristina vive, vigilándola sin permitir que nadie se acerque a ver a su idílico amor. Cierto día se encuentra con el sacristán y ambos comienzan una divertida disputa donde intervienen otros personajes (como los amos de Cristina) para ayudar a la joven para que decida a cuál de los dos escogerá por marido.

El segundo entremés se titula El retablo de las maravillas cuyo argumento contiene una impregnación política. Chanfalla, gran comediante de la época, convence a gente notable de Castilla que en un escenario vacío se presentará un gran espectáculo pero que sólo aquellos poseedores de sangre pura podrán admirarlo. Chanfalla lo narra con talento histriónico y quienes miran aplauden y se divierten aún cuando el escenario esté vacío. El público teme ser expuesto de no poseer sangre pura y es por ello que muchos fingen ver aquello que no creen o no ven.

Celebrando a Cervantes en sus 400 años es una propuesta visual que recrea de manera muy cuidadosa el teatro que se representaba en el México de la Nueva España. Es un verdadero viaje a través del tiempo que ofrece la posibilidad de admirar el vestuario de aquella época, así como las similitudes que aún guardamos en cuanto a costumbres y formas de pensamiento.

Los entremeses se presentarán el sábado 16 de julio a las 12:00 horas en la Antigua Capilla de la Emperatriz, ubicada en Palacio Nacional. Entrada libre.