Anuncian la creación del Centro Digital Eduardo Mata

Será un vertedero de información consultable al servicio de los músicos, dijo Tomás Barreiro, coordinador artístico de Instrumenta Oaxaca.
Los integrantes de Belgian Brass hicieron de la globalización un ejercicio de convivencia.
Los integrantes de Belgian Brass hicieron de la globalización un ejercicio de convivencia. (Xavier Quirarte)

Oaxaca

Empujar los límites, título del concierto que Belgian Brass ofreció la noche del miércoles en el Teatro Macedonio Alcalá de Oaxaca, sintetiza, del algún modo, la filosofía que guía la labor del programa Instrumenta Oaxaca. Esto es: llevar a otros límites la enseñanza, la creación y la difusión de las músicas, en plural.

Doce poderosos metales hicieron de la globalización un ejercicio de sabrosa convivencia durante el concierto inaugural de Instrumenta Oaxaca. Compositores clásicos como Bach, Bizet y Shostakóvich armonizaron con el tema de la película Emmanuel, un popurrí de piezas clásicas del jazz y hasta “Granada”, de Agustín Lara. Como bien advertía el programa de mano: “Este concierto tendrá poco de místico y religioso. Estará dominado por lo profano de músicas regionales y folclóricas.”

Los mundos musicales también se dan la mano en los cursos de perfeccionamiento que se impartirán hasta el 22 de noviembre, que incluye como maestros a los integrantes de Belgian Brass. Durante la ceremonia de inauguración oficial de las actividades académicas, Tomás Barreiro, coordinador artístico de Instrumenta Oaxaca, anunció la creación del Centro Digital Eduardo Mata. Definido como un espacio común en el que los músicos podrán enriquecer sus conocimientos, recibir tutorías y clases con maestros de primer nivel, nacionales y extranjeros, así como tener acceso a información actualizada, comenzará a operar el próximo año. 

Ante cerca de 300 alumnos provenientes de 24 entidades del país, así como de Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador y Guatemala, Barreiro aseguró que el nuevo espacio funcionará como “un vertedero de información consultable al servicio de los músicos”, al tiempo que será “el lugar al que podrán ir los interesados y vinculados profesionalmente con la música. El objetivo será ayudar, vincular, conectar.” 

Si se eligió el nombre del director de orquesta nacido en Oaxaca y fallecido en un accidente de aviación en 1995, fue porque, explicó Barreiro, “consideramos que es el pensador musical mexicano más trascendente del siglo, un músico cuya energía y trabajo siguen vivos.”