Ofrecen esperanza a habitantes de Sabinas

El Centro Cultural Lily y Edilberto Montemayor Seguy fue inaugurado en febrero del presente año, con el apoyo de la Fundación Montemayor Seguy, el gobierno de Coahuila, así como por la sociedad.
Un recorrido por el Centro Cultural Lily y Edilberto Montemayor Seguy en Sabinas, Coahuila.
Un recorrido por el Centro Cultural Lily y Edilberto Montemayor Seguy en Sabinas, Coahuila. (Manuel Guadarrama)

Sabinas, Coahuila

Entrar en las instalaciones del Centro Cultural Lily y Edilberto Montemayor Seguy, ubicado en la ciudad de Sabinas, Coahuila, resulta ser una experiencia gratificante y esperanzadora, que va más allá de cualquier recinto similar.

En octubre se abrirá una preparatoria y al mediano plazo se ofrecerán licenciaturas e ingenierías en modo semi presencial con validez de la SEP para trabajadores.

Inaugurado en el mes de febrero con apoyo de la Fundación Montemayor Seguy, el gobierno de Coahuila, así como la sociedad civil, atiende de forma directa a los habitantes de la región Carbonífera, Cinco Manantiales y al resto de la entidad.

Entrevistada en los jardines de la gran casona originaria de finales de los años treintas, donde los señores Montemayor Seguy tuvieron a sus hijos María Antonieta, Edilberto, Rogelio, Jesús María y Enrique.

A decir de Imelda Montemayor Villalobos, directora general de este recinto, explicó que el centro cultural se gestó a iniciativa del tercero de ellos, con el fin de brindar servicios de educación, salud, desarrollo urbano, recreación y convivencia para la comunidad que los vio nacer.

Según recuerda, en el 2013 se firmó un comodato con gobierno de Coahuila para iniciar los trabajos de la Fundación Montemayor Seguy, que empezó en 2013 otorgando becas de apoyo económico a estudiantes de tercero de secundaria.

Se realizó un recorrido por los 10 municipios de la región Carbonífera y Cinco Manantiales para identificar sus necesidades y gustos, identificándose diversas situaciones, conociendo de manera directa con la población, su percepción en torno a lo que les preocupaba.

De tal manera que se logró cruzar esta información con los datos oficiales que dan las instancias de gobierno, logrando generar diversas iniciativas, como un programa de becas a estudiantes de nivel medio, un maratón y la tercera iniciativa fue este centro cultural que abrió sus puertas el 25 de febrero de 2016.

Gracias al estudio se identificaron a personas y personajes muy queridos en la región, integrándose 52 historias que conformaron la primera exposición "Rostros y Motivos", que muestra la vida de aquellos que han aportado a la riqueza humana que tiene la comunidad en estas regiones, que se mostrará itinerante por distintas ciudades.

Se ofertan clases de teatro, modelado en plastilina, pintura y escultura, bailes de salón, folklorico y moderno, merengue salsa, zumba, yoga, ajedrez.

Pero también se proporcionan clases de inglés, computación, primaria y secundaria abierta en modo regular y braille, así como clases de corte y confección, para autistas, así como débiles auditivos.

Incluso en octubre se abrirá una preparatoria y al mediano plazo se ofrecerán licenciaturas e ingenierías en modo semi presencial con validez de la SEP para trabajadores.

Aprovechando cada rincón con que cuentan las instalaciones, se ofrecen actividades recreativas, noches de baile por mes, karaoke, se tiene un gran espacio como área de Ciencia y Tecnología, área paleontológica, cuenta con grandes áreas para exposición temporal y permanente.

Biblioteca virtual y física con más de 2 mil libros, servicios que en general se ofrecen de manera gratuita para que la gente se acerque y conozca, sin poner la barrera de pagar una cuota.

El recinto cultural radica en la casona de 20 por 18 metros, donde radicaron Lily y Edilberto Montemayor Seguy y en la cual nacieron sus 5 hijos.

En una especie de museo de sitio, hay una sala donde se muestra su historia por medio de fotografías familiares y textos que dan cuenta de sus orígenes, muebles y ornamentos, que se exponen como un homenaje a la trayectoria de esta familia.

Con grandes espacios abiertos donde se imparten distintas disciplinas, cuenta con un gran auditorio audiovisual con casi 60 butacas, donde se imparten las clases de música y se utiliza para conferencias y otros usos.

Se ofertan clases de teatro, modelado en plastilina, pintura y escultura, bailes de salón, folklorico y moderno, merengue salsa, zumba, yoga, ajedrez.

Sala de baile donde se imparten además las clases de yoga, áreas de convivencia, oficinas.

La cohesión, la sensibilidad y la equidad se mezclan entre maestros y alumnos de las diferentes disciplinas.

Un ejemplo es el grupo de mujeres, que asisten por las mañanas a las clase de zumba.

La unión generada las ha llevado junto con sus maestros, a salir del centro cultural visitando colonias marginadas a realizar su actividad, motivando a los habitantes de comunidades vulnerables a realizar acciones positivas.