Centro Cultural "Pilar Rioja" en deplorables condiciones

El director del recinto, Gerardo Moscoso, reconoció las deficiencias y falta de recursos pero aseguró que a pesar de lo que se puede observar, se ha realizado un esfuerzo para mejorarlo.
Centro Cultural Comunitario (CCC) Pilar Rioja.
Centro Cultural Comunitario (CCC) Pilar Rioja. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

En torno al Centro Cultural Comunitario (CCC) Pilar Rioja, la pobreza se deja sentir en los colores y los aromas.

Si se llega al recinto utilizando automóvil se percibe a través de las ventanas la grisedad y miseria de la ciudad.

"Ahora se está haciendo el esfuerzo, no es fácil porque tienes que estar insistiendo, se han hecho trabajos pero de poco han servido".

De llegar como peatones el viento lleva al olfato el hedor a ropa remojada, fritangas y mierda de perro.

Al entrar al recinto, ubicado en lo que fue la estación del ferrocarril, el panorama no revira y no es exagerado el sentimiento de que el techo caerá sobre los usuarios, cuando se piensa que el plafón parece un queso gruyere al que le faltan cuadros completos de unicel, lo que permite ver la cubierta enmohecida y carcomida de humedad.

Gerardo Moscoso, director del CCC, explicó que el Pilar Rioja no cuenta con patronato y que a la fecha se repara únicamente y a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural el Teatro de Cámara Salvador Novo, que fue lo que se aprobó en el año 2013.

Se trata de una inversión de recursos federales y estatales a partes iguales por un monto de 900 mil pesos.

"Desde la parrilla de tramoya que es muy difícil subir porque está muy alto, el reparar todas las grietas, la impermeabilización porque nos llovía en el foro y la madera estaba carcomida por el agua y la plaga, ya cambiamos todo".

"La madera, se pintaron las paredes, se cambiaron las butacas, se consiguió todo lo que sirve para alumbrar en un espectáculo, las lámparas, micrófonos, una nueva consola de audio, entonces esto apenas lo estamos acomodando", indicó el director

Sin embargo para el CCC Pilar Rioja, no existe ni idea de cuándo y cuánto se invertirá, ni se programó un plan emergente ante la falta de mantenimiento que hizo estragos sobre los materiales que se utilizaron en la confección del recinto y que hoy sobrevive en una condición deplorable.

Esta situación no es nueva, e incluso esta casa editorial desde junio de 2014 ha insistido en el tema.

Fue el reportero Luis Carlos Valdés quien expuso que incluso los baños se encontraban inhabilitados, situación que se corrigió pero aún así, el recinto continúa en un descenso decadente.

Los salones se encuentran todos con el techo cayendo, las paredes lucen grietas e incluso los jardines exteriores se encuentran abandonados, motivo por el cual Gerardo Moscoso dijo, debió permutar el pago del montaje de una pastorela para una empresa metalúrgica, por el acondicionamiento de los espacios de jardín.

"Aquí se atiende a la gente que nunca ha entrado en el (teatro) Nazas o al Martínez, a la que no tiene acceso a otro tipo de espacios".

Con 20 profesores, 400 usuarios y 200 más en lista de espera, el recinto cultural no tiene incluso un presupuesto y se mantiene únicamente con el pago de nómina y de gasto corriente.

"Yo admiro la paciencia del gobernador (Rubén Moreira) porque sabe que aquí se hace un trabajo importante, porque su proyecto de cultura no es un adorno sino una herramienta de transformación social y sabe que yo ni nado de muertito ni me hago güey para caerle bien a los que están inmediatamente sobre mí", concluyó.