Celebran al chocolate en el Museo de Historia

Ayer decenas de regiomontanos se dieron cita para degustar las diversas presentaciones de este producto, así como el pozol.
La exposición está disponible en el vestíbulo del espacio cultural.
La exposición está disponible en el vestíbulo del espacio cultural. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Chocolate en barra, en pequeñas grageas, para usarlo como mascarilla facial o para tomar un fresco pozol, de todo esto se llenó el vestíbulo del Museo de Historia Mexicana en el primer día de actividades del Festival del Cacao al Chocolate.

Por la mañana de ayer decenas de regiomontanos se comportaron como niños en dulcería. Igual probaban la semilla del cacao que preguntaban sobre la consistencia del pozol.

El festival además de incluir productos hechos con chocolate mexicano también cuenta con el apoyo de especialistas quienes exponen el origen prehispánico de este dulce y los procesos para obtenerlo.

Cecilia García Gómez, directora general de la Oficina de Convenciones y Visitantes de Tabasco, explicó que la semilla de donde se obtiene el chocolate es uno de los productos referentes del estado del sureste.

Indicó que durante todo el año se está dando difusión de este producto por todo el país, sin embargo es la primera ocasión en que un museo los recibe.

“El cacao es un alimento habitual en Tabasco, los niños se levantan y toman avena con cacao por la mañana o los trabajadores que van al campo son su pozol”, mencionó Cecilia García.

Por su parte Agustín de la Cruz Paz, coordinador de Turismo de Tabasco, comentó que el cacao es uno de los productos de exportación por los que se distingue el estado.

“Somos el estado de mayor producción nacional de cacao. De unos años para acá el chocolate mexicano incursionó en el mercado chino, entonces la proyección para los próximos años es que la oferta aumenta, será un producto muy importante para el país”, detalló Agustín de la Cruz.

BEBIDA NATURAL Y REFRESCANTE

Aunque daban el primer sorbo con cierto escepticismo, al terminar el vaso de pozol siempre se pedía un poco más.

El pozol es una bebida creada a partir de una masa formada entre maíz cocido y cacao. Ésta se oprime dentro de un colador mientras es remojada con agua, dando por resultado el refrescante líquido que tiene un sabor semejante al atole.

“Los antiguos mayas hacían el chocolate con agua, recordemos que no había leche. Una muestra es el pozol”, comenta Estela Lázaro, quien preparaba la bebida prehispánica.

Aunque existen variedades de esta preparación, el pozol clásico es un alimento clásico entre los niños, los obreros y los campesinos.

Incluso se puede llevar la masa durante cuatro horas sin ningún problema, a la cual se le agrega sólo agua para poder disfrutarlo.

“Es muy recomendable especialmente sobre los refrescos porque no tiene azúcar”, menciona.

TALLERES Y DEGUSTACIONES

Las actividades del Festival del Cacao y el Chocolate continúan este sábado y domingo. Hoy arrancan al mediodía con un taller de elaboración interactiva de chocolate artesanal.

Además habrá degustación, talleres y conferencias, todo sobre la golosina preferida de los dioses prehispánicos.

La oferta está presente en el vestíbulo del Museo de Historia Mexicana, con entrada gratuita a los asistentes.