Celebran a Enrique Patrón por 35 años de trayectoria

María Cristina García Cepeda, directora del INBA, destacó la pasión y entrega del músico, además de describirlo como un gran ser humano.
Ha dirigido a las orquestas más importantes del país y del extranjero.
Ha dirigido a las orquestas más importantes del país y del extranjero. (Especial)

México

Es mucho más fácil para mí mover la batuta que hablar en público", dijo Enrique Patrón de Rueda la tarde del pasado domingo, cuando en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes se realizó una celebración musical por sus 35 años de trayectoria profesional.

Un músico extraordinario, un gran ser humano, un gran director, pero sobre todo cómplice y solidario con el Palacio de Bellas Artes, es el maestro Enrique Patrón de Rueda, dijo María Cristina García Cepeda, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) en la ceremonia.

Asimismo, destacó la pasión y entrega de Patrón de Rueda por la música, en particular por la ópera. Recordó que fue en 1979 cuando debutó como director de ópera con El elixir de amor de Gaetano Donizetti, de 1983 a 1988 en que fue director artístico de la Ópera de Bellas Artes, y en diversos periodos director artístico de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

Mencionó su entrega en los escenarios y señaló que ha dirigido a las orquestas más importantes de nuestro país y del extranjero. "Su virtuosismo va más allá y ha sido formador de muchas generaciones de jóvenes talentos. Entre sus logros más recientes se encuentra el impulso que ha dado en su natal Sinaloa al Concurso Internacional de Canto".

A nombre del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el INBA y el público, María Cristina García Cepeda entregó el reconocimiento a Patrón de Rueda por la entrega con la que ha enriquecido la vida artística, musical y operística de nuestro país. "Como mexicano nos has dado el privilegio de tu talento y pasión", refirió.

"Esta es una ocasión de celebración de 35 años que se me fueron como un suspiro", afirmó por su parte Enrique Patrón. Comentó que fue Fernando Lozano quien por primera vez le permitió entrar al foso de la orquesta para dirigir un ensayo.

El programa inició con el segundo acto de Atzimba de Ricardo Castro, con orquestación de Arturo Márquez. Los cantantes Violeta Dávalos, Carlos Arturo Galván, Ana Caridad Acosta, Guillermo Ruiz, Óscar Velázquez y Martín Luna participaron en este fragmento.

La soprano Olivia Gorra conmovió al público con la escena final de Suor Angelica de Giacomo Puccini, en la que también cantaron María Luisa Tamez, Cynthia Sánchez, Rosa Muñoz y Carolina Wong, las dos últimas integrantes del Estudio de Ópera de Bellas Artes.

La celebración culminó con el segundo cuadro del tercer acto de Sansón y Dalila de Camille Saint-Saëns, en el que Gilberto Amaro interpretó a Sansón, Ana Caridad Acosta a Dalila y Guillermo Ruiz al sacerdote.