La Catedral, casi lista para recibir a Francisco

El director de comunicación social de la Arquidiócesis de México dice que no han tenido respuesta de autoridades federales para arreglar desperfectos.
La cúpula es una de las mayores preocupaciones, porque tiene mucha humedad.
La cúpula es una de las mayores preocupaciones, porque tiene mucha humedad. (Jesús Quintanar)

México

El papa Francisco visitará la Catedral Metropolitana el próximo 13 de febrero, pero esa construcción tiene algunos detalles de remodelación pendientes que se han solicitado a la Secretaría de Cultura, instancia que, según Hugo Valdemar, director de Comunicación Social de la Arquidiócesis de México, no ha dado respuesta a la requisición.

Entrevistado en un recorrido por la Catedral donde se mostraron los lugares donde estará el pontífice, Valdemar señaló que desde hace varios días se envió a las autoridades culturales una carta para solicitar los trabajos e, incluso, el cardenal Norberto Rivera habló con Rafael Tovar y de Teresa, titular de dicha secretaría, para hacerle la petición, "pero no responden".

No obstante, el arquitecto Raúl Delgado, director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura, informó a MILENIO que los trabajos más urgentes ya están programados y comenzarán este fin de semana.

"Recordemos que la Secretaría de Cultura fue creada por el Congreso el 18 de diciembre de 2015 y estamos trabajando muy intensamente. Siempre hemos atendido a la Catedral y tenemos un plan de acciones inmediatas que estamos concretando con las autoridades de ese recinto y vamos a hacer las obras más urgentes dentro de un esquema que ya tenemos configurado", detalló Delgado.

Plan inmediato

Algunas de las peticiones que se hicieron a las autoridades fueron el remozamiento de las puertas de Catedral, que están muy deterioradas, y un poco de limpieza en las reglas laterales.

La cúpula es de las mayores preocupaciones, porque desde hace tiempo tiene mucha humedad y eso hace que se caigan pedazos de yeso, por lo que colocaron una malla protectora, "pero se ve muy mal; nos daría pena que venga el papa y que vea toda descarapelada la cúpula; entonces, algo se puede hacer, porque recibimos a un huésped extraordinario, distinguido", aseguró Valdemar.

"Además es el monumento colonial más importante de América y amerita un poco de mantenimiento, como sucede en las catedrales de Morelia y de San Cristóbal de las Casas, donde las autoridades han estado avocadas a realizar un remozamiento estupendo, esperemos que nos hagan caso. Es el único templo que recibe al papa que no ha tenido restauración".

Al respecto, Delgado explicó que, al ser un edificio histórico, requiere atención permanente y obras mayores de remodelación que se harán a lo largo de este año y otras que se realizarán hasta el término de la administración; no obstante, "vamos a iniciar acciones ahí de acuerdo con un plan inmediato que me indicó el secretario de Cultura", destacó.

"Yo tengo una reunión mañana con Francisco René Espinosa, el deán (religioso encargado de administrar la Catedral), para compartirle nuestro programa de atención inmediata con motivo de la visita papal y vamos a empezar acciones desde este fin de semana, porque no tenemos mucho tiempo", aseguró el arquitecto.

"La puerta jubilar, que es la principal que mira a la plaza mayor, fue restaurada en 2005, lo que vamos a arreglar es las dos puertas que la flanquean y otros detalles urgentes", resaltó

No quiere tronos

Al dar a conocer que el cardenal Norberto Rivera Carrera regalará al papa una moneda de plata que acuño la Casa de Moneda, Valdemar subrayó que en el encuentro que sostendrá el pontífice con los obispos mexicanos no se utilizará el trono que ocupó Juan Pablo II en su visita a la Catedral en 1979, "pero al Papa Francisco no le gustan los tronos", destacó.

En la sacristía, el vocero de la Arquidiócesis explicó se reunirá brevemente con el jefe de Gobierno, Miguel Mancera, y su familia, posteriormente bendecirá una imagen de la virgen de Guadalupe de plata de 1.80 metros que hicieron los artesanos de Taxco y que se encuentra en el templo de Santa Prisca.

Ahí, el cardenal Norberto Rivera Carrera le regalará la onza de plata que se mando acuñar a la Casa de Moneda, la cual en una cara viene la Catedral y en la otra el rostro de Francisco con la cúpula de San Pedro atrás.

Después de descansar un poco, el padre Armando Ruiz le dará al pontífice una explicación de la sacristía, lugar al que llaman "la pequeña capilla Sixtina", que es considerado una joya del arte colonial con frescos. Además, ahí estuvo el ayate de la virgen de Guadalupe antes de que se construyera su basílica.