Alejado de la Iglesia pero no de la música sacra

El compositor que abrió la actividad de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar criticó pederastia en  la Iglesia Católica.

Guadalajara

“Aunque el titulo de mi plática lleva el ambicioso nombre de Música Religiosa, se trata de una breve charla orientada a dos obras mías: un Stabat mater y un Salmo, las cuales deseo hacerles escuchar no sólo porque sin duda ellas son un espejo más fiel de las palabras de  mis ideas y afanes compositivos y porque nada ni nadie pude suplir el acto mismo de escuchar música”, con estas palabras inició su conferencia el músico Mario Lavista ante cerca de 100 personas que acudieron al Paraninfo de la Universidad la noche del jueves pasado en lo que fue el inicio de actividades de la Cátedra Julio Cortázar este 2014, año en que celebra su XX aniversario.

 

El encargado de presentar al destacado compositor fue el contratenor Santiago Cumplido. Durante cerca de 90 minutos el músico habló del contexto bajo el cual creó las obras que mostró, además de reflexionar sobre la influencia de la música religiosa en la historia de la música occidental y del sentido musical de Sor Juana Inés de la Cruz que se ve reflejada en algunos de sus textos. Durante este tiempo, el Premio Nacional de Artes y Ciencias y miembro del Colegio Nacional se dio tiempo para definir su postura ante lo religioso y la iglesia católica.

 

”Soy creyente quizás más por razones estéticas,  pero estoy  muy alejado de la Iglesia Católica, una institución que se ha convertido en algo impresentable, basta ver el escándalo de pederastia en la que está envuelta y su imperdonable protección a los curas pederastas; algo que sucede con toda impunidad en nuestro país y sin  embargo se trata de la misma institución que durante siglos ha albergado en su seno a una de las mas importantes y sofisticadas tradiciones musicales , su trascendencia va mas allá de un simple dato, se trata en esencia de una música compuesta a la gloria de dios”, comentó el primer músico invitado a esta cátedra y que cosechó aplausos al final de su conferencia entre una audiencia que se mostró atenta en todod momento y se conformó en su mayoría por colegas y estudiantes de música.