Catalogar el arte sacro sigue siendo un proyecto pendiente

Del resto se desconoce el estado de conservación y, en algunos casos, la ubicación de las obras con valor artístico, señala el padre Elías Álvarez Rodríguez, coordinador de la Comisión ...
El Templo ubicado en Guadalupe y el Cristo de Caña tendrían una antigüedad superior al municipio,  de acuerdo a la Arquidiócesis de Monterrey.
(Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

La realidad es que las piezas de valor histórico o artístico que poseen las iglesias de Nuevo León no están inventariadas, si acaso se tiene registro de los tesoros que resguardan la Catedral de Monterrey, la iglesia del Roble o la parroquia de La Purísima.

Del resto se desconoce el estado de conservación y, en algunos casos, la ubicación de las obras con valor artístico, señala el padre Elías Álvarez Rodríguez, coordinador de la Comisión Arquidiocesana de Arte Sacro (CASAS) en Monterrey.

Entre el 2004 y 2005 existió un intento para elaborar un catálogo del arte sacro existente en el estado, con apoyo de instituciones como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Consejo para la Cultura y las Artes (Conarte), la Universidad de Monterrey (UDEM) y la Arquidiócesis de Monterrey.

El proyecto realizó inventarios sólo en los templos del Roble, en La Purísima y en la Catedral de Monterrey, pues después se detuvo.

“Prácticamente la Iglesia no tiene algún inventario. Nosotros les pedimos a los sacerdotes que nos manden un inventario de los bienes y de la situación en que se encuentran, pero no lo tenemos”, expone Álvarez.

Tras la intención de la delegación estatal del INAH para restablecer el proyecto de catalogar los bienes artísticos de los templos religiosos del estado, Elías Álvarez indicó que el proyecto debería darse con la coordinación entre la dependencia federal y la Arquidiócesis de Monterrey.

“Creo que deberá ser un trabajo de cooperación mutua entre el INAH y la Iglesia, debe ser un proyecto de conjunto que vemos con buenos ojos”, mencionó.

El proyecto anterior de catalogación tenía un fin mayor: crear el Museo de Arte Sacro de Monterrey, el cual estaría situado en la escuela que está a un costado de la iglesia del Roble, sin embargo la iniciativa no se concretó.

El presbítero Elías Álvarez es autor del Manual de prevención de robo en recintos religiosos y conservación de los bienes culturales, y refiere que el principal descuido al arte sacro proviene de los mismos sacerdotes pues no se valora la historia o el arte que resguardan los templos.

“Hay un descuido, falta de interés por parte de la misma Iglesia o de los sacerdotes, a quienes también los cambian frecuentemente de los templos”, dijo.