En riesgo casas antiguas y monumentos de San Pedro

Luis Martín Tavares Gutiérrez, cronista de la ciudad dice que solamente existe una Ley Federal de Protección de Monumentos y Patrimonios Arquitectónicos, pero es escueta y no contempla sanciones.
San Pedro de las Colonias es un ejemplo de la arquitectura de ladrillo, de fachada de cantera.
San Pedro de las Colonias es un ejemplo de la arquitectura de ladrillo, de fachada de cantera. (Sergio Enrique Guajardo)

San Pedro, Coahuila

No existe un reglamento municipal que proteja las casas antiguas y monumentos en San Pedro de las Colonias, cualquier persona puede comprar una propiedad y derrumbarla.

Luis Martín Tavares Gutiérrez, cronista de la ciudad, dijo que solamente existe una Ley Federal de Protección de Monumentos y Patrimonios Arquitectónicos.

En San Pedro de las Colonias, en los años ochenta se hizo un catálogo de casas antiguas y monumentos, "la ley es muy escueta, la verdad no contempla sanciones, solamente hace recomendaciones en ese sentido, hace falta que se actualice y se establezcan sanciones o una protección efectiva".

Aunque están los señalamientos del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Instituto Nacional de Bellas Artes.

"En Coahuila pasa una aberración, en Parras de la Fuente la casa donde nació Don Francisco I. Madero y que es el personaje más importante desde el punto de vista histórico, ese lugar es propiedad privada y no está en comodato como otros sitios históricos son expropiados por el Estado".

En San Pedro el predio donde se ubicó la casa de Madero, el personaje más importante que ha vivido en esta región, es patrimonio nacional.

La casa tiene una historia interesante, cuando se funda San Pedro como colonia agrícola se hacen los lotes, esa parte de la manzana es propiedad de la familia de Don Francisco Gámez quien empieza a fraccionar.

Luego se la vende a la compañía agrícola Madero, pasa el tiempo y en los años veinte vuelve a ser propiedad de la familia Gámez y a principios de los años 30 los Gámez la venden a una sociedad para crear un casino, se convierte en salón de baile, bar y salón de recepciones y así permanece muchos años, incluso en la visita de Lázaro Cárdenas a La Laguna para la repartición de tierras, esa propiedad era casino.

Hasta los años setenta, el gobernador Óscar Flores Tapia, realiza un comodato con los socios y el Estado compra un terreno en la Viesca y Juárez, y empiezan a construir el nuevo Casino de San Pedro y se hace la permuta.

Desde 1974 se crea un Ágora que ha funcionado como Casa de la Cultura.

Otro ejemplo es la casa de la familia Corral, donde se estableció el Museo Madero es otro caso de comodato. La casa pasó por muchas manos, llegó a ser oficinas de dependencias del Estado, Banrural, Presidencia Municipal de forma interina.

Hasta finales de los años setenta la gente de la sociedad científica, que encabezaba el cronista José Reyes Mireles presentó la iniciativa que se realice un museo, el gobierno federal la compra y se la da en comodato al ayuntamiento, esas propiedades en esencia son federales.