La Casa Suspendida ofrece historia diabólica

La puesta en escena está escrita por Don Nigro y la protagoniza la actriz Tato Alexander, quien fungió como musa del monólogo
El argumento de la obra gira en torno a María, interpretada por Alexander
El argumento de la obra gira en torno a María, interpretada por Alexander (Especial)

Guadalajara

A pocos días de cerrar por completo sus puertas al público, la Casa Suspendida mantiene abierto el telón para presentar el montaje titulado Una historia del diablo, original del dramaturgo estadunidense Don Nigro, protagonizada por la actriz y traductora mexicana Tato Alexander.

El argumento de la obra gira en torno a María, interpretada por Alexander, una mujer que, atormentada por sus miedos ante la creencia de El diablo, se obsesiona con la idea de que su novio tiene una amante, por lo que, acompañada de “el señor conejo” emprenderá un viaje al encuentro consigo misma.

La puesta en escena consiste en un monólogo dividido en varias escenas, escrito exclusivamente para Alexander. “Aporté a la inspiración de este monólogo para Don Nigro cuando lo escribía, me hacía preguntas sobre de qué me gustaría hablar”, explica.

Para ella, los tópicos fundamentales en esta obra son El diablo, ya que remite al miedo que sentía de pequeña “de adulto me interesó explorar este tema porque siempre supe que era más que simple miedo a esta figura bíblica o folclórica” y el tema de la infidelidad “sentimiento que nos pasa ya que al final resulta lo mismo cuando las personas están inseguras, pues en la extensión a la que puede llegar nuestra imaginación cuando creemos que hay alguien mejor, en los malentendidos, en las mentiras, en los fantasmas que nos creamos, en todos esos detalles ahí se encuentra el Diablo” agrega.

Recalca también la similitud que la obra en sí tiene con la estructura de la historia de Alicia en el país de las maravillas, pues se trata de una mujer que entra a un recoveco de su mente y se enfrenta ante seres lúdicos que la cuestionan constantemente, lo que al final resulta la manifestación de sus demonios propios.

El monólogo con una duración de hora y media, según palabras de Alexander expresa  “el infierno que pasa una mujer cuando cree que la están engañando”, de ahí que es muy probable que “el público pueda encontrar en la obra  un reflejo de sí mismo y de las preguntas que no se atreve a realizar”.

La obra se presenta el miércoles y jueves a las 20:30 horas en La Casa Suspendida, ubicada en Alcalde 830. El costo del boleto es de 120 pesos, entrada general.