Carmen Boullosa publica su 'error trágico'

Después de una experiencia un tanto extraña en Francia, se apropió de la poesía para reflejar una parte de su ser en su creación literaria: Hamartia (o Hacha).

Ciudad de México

Su primera vocación es la de poeta, pero la atmósfera en la que parece moverse con mayor libertad es en la narrativa: ella es Carmen Boullosa, quien después de una experiencia un tanto extraña en Francia, se apropió de la poesía para reflejar una parte de su ser, aunque sea más como una manera de comprobar lo que son sus verdaderos intereses en la creación literaria: Hamartia (o Hacha) (Hiperión/UANL, 2015).

"Me sentía muy incómoda: daba un curso fuera de base, en la provincia francesa, donde los alumnos son muy diferentes, no hablan, hay una relación con la autoridad, el profesor llega y dicta... fue una cosa muy extraña, y en esa sensación de incomodidad casi me volví una vez más la poeta adolescente que fui cuando tenía 16 años, cuando me sentía incómoda ante el mundo, ante un oficio que no dominaba, ante todo mi entorno y escribía poemas sueltos."

Se trata de su primer libro de poemas que no tiene una obsesión todo el volumen, sino que son imágenes sueltas, separadas, un poco como el poeta adolescente que se encuentra algo y ahí tiene una revelación, una memoria, una visión, cuenta Carmen Boullosa, porque sus poemas suelen construirse con los mismos elementos de la narradora: una obsesión conduce todo el texto hasta el final.

"En este caso no estoy adentro de mi trazo narrativo; aunque haya empezado como poeta, siempre me hago un trazo que veo como una obsesión con un tema, explorándolo o buscándolo, que igual trabajo en mis libros de poemas. Aquí son poemas sueltos."

Autora de títulos de poesía como El hilo olvida, La delirios o La patria insomne, Carmen Boullosa reconoce que los poemas que aparecen en Hamartia parecían inevitables, se le presentaban como si existiera un "lazo de sangre entre ellos y yo".

"En Hamartia nunca estuve en mi territorio, siempre fui forastera, siempre estuve colgando de una brocha: no tenía escalera, y yo prefiero trabajar con escalera, con mi propio ruedo. Mientras escribo prefiero saber hacia dónde voy."

Obsesiones

Hamartia es una palabra que viene del griego antiguo y que suele traducirse como "error trágico": cuando Carmen Boullosa decidió publicar el volumen lo hizo con respeto, satisfecha de los versos que había escrito en esa etapa de incomodidad, pero al final siempre fueron poemas extraños dentro de su manera de entender al género y a todo el proceso creativo.

"Evidentemente después de que el poema nació, lo trabajé, lo limpié, volví a él, pero mi relación con esos poemas, más que ser una relación profesional del trato de la lengua, es una relación casi natural, casi como una función fisiológica, natural y de urgencia, de necesidad, de inevitabilidad: no me pude escapar de estos poemas, y es muy extraño porque los volteó a ver casi como fueran unos seres extranjeros en mi propia obra."

Uno de los placeres del novelista, recuerda Carmen Boullosa, es que siempre tiene la última palabra: controla esa realidad, le da el orden total, pero en el caso de Hamartia no sucedió así: "estaba ante otro ambiente, es otra cara mía, que no quiero volver a ver, porque prefiero ir acompañada de mi pequeña maquinaria de obsesión, de guerra, de aventura".

"Me convertí en un alma en fuga, incluso de mi propia obra, lo que es mi fuerza y es mi perdición: es mi Hamartia, mi momento trágico."

*Hamartia (o Hacha) se presenta este domingo, a las 12:00 horas, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes: la actriz María Aura hará una lectura, mientras la conversación se dará entre Margarito Cuéllar y Carmen Boullosa.