Carlos Monsiváis, “un cronista salvaje, erudito y descentrado”

En la Feria del Libro, Damián Tabarovsky, Alfonso Morales, Magali Tercero y Fabrizio Mejía recordaron la obra del escritor mexicano.
Fijó atmósferas y leyendas.
Fijó atmósferas y leyendas. (Mónica González)

Buenos Aires

Los temas, los personajes, las calles y los rincones habitados por Carlos Monsiváis en sus textos parecieran pertenecer solo a una geografía, pero la manera de abordar a un género hoy en boga le ha permitido buscar un lugar más allá de la geografía que habitó y que trató de contar.

"Lo que me perturba del efecto de su lectura es la actualidad o inactualidad de Monsiváis cronista", dice Damián Tabarovsky, director editorial de Mardulce Editora, "pero logró conciliar algo que se está perdiendo: un cronista es alguien que tiene una mirada descentrada, lateral, vitalista —en el sentido de que tiene que ver con la calle y con la ciudad—, imbricada con una biblioteca inmensa".

En un homenaje que se le rindió al cronista en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (Filba), el editor aseguró que vivimos un tiempo en que la crónica se convirtió en un género "pasteurizado por los suplementos culturales, por su presencia en los diarios", sin mostrar la erudición que acompaña a los textos de Monsiváis.

"Es el cronista estándar, que en el primer párrafo debe llamar la atención, que tiene la conciencia de que el género es de ficción y que termina haciendo crónicas para amenizar un domingo en un bar, mientras Monsiváis es un cronista salvaje, erudito y descentrado, a quien no le importaba la extensión".

Como parte del programa de actividades de la Ciudad de México en la Filba, el investigador Alfonso Morales reconoció que más allá de haber habitado a la Ciudad de México con sus palabras y sus evocaciones, el escritor también fijó sus atmósferas y sus leyendas.

"Cuesta trabajo recuperar la memoria histórica de los años cuarenta a los setenta sin el filtro de Monsiváis: entintó con su manera de ver, con su catálogo de personajes, con su inventario de escenarios, lo que entendemos por la Ciudad de México. Es imposible no verla sin su mirada", aseguró el editor de Luna Córnea durante una mesa en la que también participaron Magali Tercero y Fabrizio Mejía Madrid.

Con una delegación de más de 70 escritores, artistas e investigadores, la Ciudad de México es la invitada de honor de la Filba 2015, que culmina el 11 de mayo.