Capitalinos forman una pulsera humana para combatir el cáncer

Autoridades sanitarias del DF, organizaciones civiles y sobrevivientes buscaron romper los estigmas generados por esta enfermedad.
Al lugar asistieron alrededor de 2 mil 500 personas.
Al lugar asistieron alrededor de 2 mil 500 personas. (Especial)

México

La lucha contra el cáncer unió a autoridades sanitarias del Distrito Federal, organizaciones civiles y a sobrevivientes para formar una pulsera humana amarilla con la que se pretende romper con el estigma de que dicha enfermedad es sinónimo de muerte y abandono.

México tiene altos índices de enfermos con tumores malignos a escala mundial, con más 150 mil diagnósticos anuales. Muchos de los casos pueden ser curables cuando se interviene a tiempo, consideró Miguel Ángel Reséndiz, de la Fundación Livestrong que organizó, por segundo año, la pulsera humana en el Monumento a la Revolución.

“Hay que derrumbar ese estigma de que el cáncer es igual a muerte. La pulsera humana no tuvo ahora la intención de romper con un récord, sino de mandar el mensaje, a todas las personas que tenemos dicho mal, de que no estamos solos, sino que hay mucha gente que padece lo mismo”, dijo.

No se trata de ignorar que en México el cáncer ocupa el tercer lugar de mortalidad entre gente joven, causando 71 mil 500 de decesos cada año, si no de revertir el hecho de que 75 por ciento de esos tumores se detectan en etapas tardías.

“Sigue habiendo en el país altas tasas de mortalidad porque el diagnóstico sigue siendo tardío y, por eso, son importantes este tipo de eventos para hacer conciencia de que el cáncer es una enfermedad curable en muchos casos”, precisó Mayra Galindo, directora general de la Asociación Mexicana de lucha contra el Cáncer

En el acto, Plácido Enrique García, director de Atención Médica de Servicios de Salud Pública del DF, consideró esencial llevar servicios permanentes de prevención y detección a la población, como la realización de mastografías a través de unidades móviles y la aplicación de la prueba rápida de antígeno prostático para la detección de cáncer de próstata en ferias de salud y clínicas en estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

“Si nosotros detectamos este problema de cáncer de manera general, podemos impactar positivamente en mejorar la calidad de vida de la gente”, dijo el funcionario.

“Yo tuve cáncer de mama hace siete años, y lo único que les voy a decir es que después del cáncer hay una nueva vida”, abundó Elizabeth Lavin, directora de Oncoayuda.

Según la Secretaría de Salud del DF, alrededor de 2 mil 500 personas, con playera color amarillo, se unieron al reconocimiento de todas aquellos pacientes sobrevivientes de cáncer.

En la explanada  del Monumento a la Revolución se escuchaba el grito: “Rompimos el silencio. Dona sangre, dona vida”.

También se ofrecieron diversos servicios a la población, desde detecciones de cáncer de próstata mediante cuestionarios y pruebas de sangre, hasta informes detallados de los síntomas de cada uno de los tumores.

Los casos de sospecha y sin seguridad social fueron canalizados al Instituto Nacional de Cancerología, en tanto, a los que cuentan con IMSS e Issste, principalmente, se les otorgó un documento acreditado para presentarlo al médico familiar.