Caperucita Roja erótica llega por error a escuelas chilenas

Ministerio de Educación señala que retirará inmediatamente los textos de los planteles.
La obra fue escrita por la colombiana Pilar Quintana.
La obra fue escrita por la colombiana Pilar Quintana. (Especial)

Santiago de Chile

El Ministerio de Educación de Chile distribuyó por equivocación el libro erótico Caperucita se come al lobo, pensando que se trataba del clásico cuento infantil, en las bibliotecas de 283 escuelas públicas de educación primaria del país, admitieron ayer fuentes oficiales.

La denuncia de la existencia de ese texto en los planteles de menores fue realizada por una escuela del municipio de Río Bueno, en el sur de Chile, donde se percataron de que el ejemplar estaba en su biblioteca después de que un estudiante comentara el contenido erótico a uno de sus profesores.

El libro, escrito por la colombiana Pilar Quintana y editado en Chile en 2012, contiene seis cuentos eróticos que, entre otros, relatan encuentros de un profesor con una alumna empleando un lenguaje explícito para describir las relaciones sexuales.

El cuento principal que da nombre al libro de 65 páginas recorre con muchos detalles las peripecias del lobo para llevar a Caperucita Roja a la cama después de haber sido rechazado varias veces.

El alcalde de Río Bueno, Luis Reyes, criticó duramente el error del gobierno federal chileno y señaló que se trata de un tema "peligroso", especialmente porque su municipio es una comunidad rural donde existen niños vulnerables que no tienen "un instructivo" para abordar los temas sexuales del libro.

Después de admitir la equivocación, el Ministerio de Educación anunció que retirará "inmediatamente" el libro Caperucita se come al lobo de los planteles a los que fue enviado.

A través de una declaración pública, la coordinadora de la Unidad de Currículum y Evaluación, Alejandra Arratia, aseguró que la decisión de recolectar los ejemplares se debe a que el libro "no cuenta con una evaluación pedagógica adecuada como material curricular para los estudiantes".

Arratia agregó que se inició una investigación para indagar el proceso de evaluación del texto y la decisión de incluirlo en el catálogo.

Además se revisarán uno por uno los textos que son parte del catálogo de las bibliotecas escolares que, por cierto, sí cuentan con la versión original de Caperucita Roja.