Cantante japonés arrasa en festival de historietas del DF

Al oír a mexicanas entonar en su idioma Kinya Kotani dijo: “No lo esperaba, en mi país muchas admiradoras no conocen la letra, ¡estoy impresionado!”.
El artista dio autógrafos en playeras, pósters e historietas.
El artista dio autógrafos en playeras, pósters e historietas. (Especial)

México

Un grupo de aproximadamente 2 mil fans gritó a su ídolo: “¡Domo Arigato!”. El cantante japonés Kinya Kotani agradeció con una reverencia al presentarse este fin de semana en México en la Expo TNT Manga y Cómic.

Los personajes de anime (versión en video de las historietas japonesas llamadas manga) destacan por sus estilizados cuerpos, ojos de gran tamaño y colores estridentes, por lo que en el evento no fue casualidad toparse con seguidores disfrazados de personajes como Sailor Moon, Goku o Naruto.

Amor por el anime

Kotani no es la excepción. El cantante confesó en exclusiva para MILENIO que su niñez estuvo marcada por el manga y después influida abiertamente por el anime; de ahí que sus atuendos se asemejen a los de estas caricaturas.

“Desde pequeño me interesé en esta música... El estilo de mi vestuario está influenciado por el anime y algunas bandas importantes en mi país” detalló.

Su sorpresa más grande fue escuchar a las fans mexicanas cantar en japonés. “No lo esperaba, en mi país muchas de las admiradoras no conocen la letra, ¡estoy impresionado!”, comentó.

“A veces ni yo me la sé porque me pongo nervioso. Visité Corea, Taiwán y Hawai, pero venir tan lejos y encontrar esto me emociona, me conmueve, es maravilloso, interesante y difícil de entender”.

La popularidad de Kotani es mayor en Arabia Saudita, Francia, Alemania y Taiwán. Es menos conocido en Estados Unidos, México y Japón.

El cantante, que además es seiyu (actor de doblaje), atribuye este fenómeno al hecho de que en aquellos países transmiten más los animes en los que canta. No obstante Kynja tiene un objetivo claro: “Que a través de mis canciones el público comprenda el espíritu de la animación japonesa que es muy positivo”.

En la última década, los animes en los que canta Kotani —Gravitation (2000) y Tsubasa Chronicles (2005) — fueron un hit fuera de Japón gracias a internet.

El concierto

Al iniciar el concierto, Kotani caminó hacia su laptop y puso la pista “Glaring Dream”.

Los primeros acordes provocaron más gritos de las fans. Sorprendido por la respuesta, Kynja cerró sus ojos, puso una mano al pecho y cantó en japonés mientras su público lo seguía en el mismo idioma: “Nigiyaka na hitogomi ni tokeru tsubuyaki ga ashi moto”.

El ambiente indicaba que la canción tiene un significado especial. “Es del anime Gravitation... Cuando me enteré de este concierto hace dos meses dije ¡compro el boleto! ¡Amo la voz de Kynja, su habilidad vocal es increíble!”, dijo Mónica, una de sus seguidoras.

Al sonar la canción de inicio de la serie Tsubasa Chronicles, Alejandra, de 13 años, gritó desde la zona VIP para declarar su amor al cantante: “¡Kynja I love you!”. La fan explicó: “Lo sigo en Twitter y me sé la letra porque la saqué de internet, la llevo en mi celular”.

Kotani  quedó asombrado cuando sus seguidoras le obsequiaron una bandera mexicana de dos metros de largo con letreros de agradecimiento en español y japonés.

“¡Grashias!” respondió en un precario español del que solo conoce un par de palabras. Para recompensar a su público lanzó cuatro toallas con las que secó el sudor del rostro durante el concierto. La reacción fue obvia: las fans pelearon por obtenerlas.

Seguidores occidentales

En México hay varios fanáticos del idioma y la música japonesa. Evangelina Xochihuatl explicó cómo se desarrolla este gusto en occidente: “Empezamos viendo anime, te enamoras de los soundtracks, investigas quién los canta y luego decides si te haces fan o no. Empecé desde pequeña porque veía Los caballeros del zodiaco”.

Los organizadores del concierto le permitieron a Xochihuatl fungir como traductora entre el cantante y su público porque habla perfectamente japonés.

Primero, recordó la mexicana, quiso entender qué decían las canciones de la serie, luego se interesó por los referentes culturales y finalmente encontró el nombre de esa voz que cantaba al inicio y final de cada capítulo: Kynja Kotani.

“Es uno de los artistas principales en mi vida, marcó mi adolescencia porque habla de amor, fuerza y mucha perseverancia ¡Nada que ver con la música gringa!”, opinó la traductora de 30 años.

Por eso, al enterarse de que su ídolo venía a México, Evangelina no dudó en invertir más de dos mil pesos para trasladarse de Tlaxcala al Distrito Federal y así poder llegar al primer concierto de Kynja en el país.

Para comprender a los seguidores mexicanos del anime y música japonesa, hay que escucharlos. Laina Vianey, de Orizaba, explicó que lo que más le gusta de esa música es el mensaje de nunca perder el tiempo ni la esperanza.

El caso de Carlos Figueroa, de 20 años, es diferente. Él admira la música y estilo de Kynja, “no es el típico artista gringo que se para, canta y se va, es humilde, sencillo y tiene mucha energía”.

Y es cierto: el cantante no tiene bailarines ni sofisticadas coreografías en el escenario. Por eso para este grupo de fanáticos fue significativo obtener su autógrafo en una playera, un CD, póster, dibujo o manga. La excepción fue un par de chicas quienes, emocionadas, ofrecieron al artista un seno y un violín donde estampar su firma.