A Campbell lo distinguen su generosidad e inteligencia

Leobardo Sarabia, promotor cultural y amigo del escritor tijuanense, realiza una valoración de la literatura de Federico Campbell
Leobardo Sarabia, Rubén Vizcaíno y Federico Campbell
Leobardo Sarabia, Rubén Vizcaíno y Federico Campbell (Cortesía)

Tijuana

El escritor tijuanenses Federico Campbell se encuentra hospitalizado desde hace 11 días en el Centro Médico Mocel en la Ciudad de México.

Sus amigos en Baja California y expertos en literatura se han acercado para saber cómo se encuentra.

Leobardo Sarabia, quien ha estado cercano al escritor en una amistad de más de 20 años, realiza una valoración de las letras de Campbell, nacido en 1941 en Tijuana.

Para Sarabia, Campbell ha realizado una gran aportación al desarrollo de la literatura en la región y en el país.

"Federico Campbell representa para la literatura bajacaliforniana su pluma más compleja, más sofisticada, con temas mejor tratados y el escritor que ha hecho una aportación para la literatura nacional. Para la literatura mexicana representa un punto de vista singular, por la variedad de temas que él trata y que él aporta, como la literatura del género negro. Otro de los temas que él ha tratado mucho es la relación entre poder y violencia, como se ha naturalizado en nuestra historia reciente", explicó.

Campbell, de acuerdo a Leobardo Sarabia, es un experto en retratar la realidad y, en algún momento de su carrera, comparó a la península italiana con la de Baja California, ambas regidas por el narcotráfico.

"Una cosa más es, por ejemplo, la valoración de las nuevas tendencias, como la narcoviolencia. Muy buen escritor para registrarlo. Una conexión de Federico Campbell de lo que se hace en Europa. Siento que Federico Campbell se encuentra con Leonardo Sciascia, que tiene fuertes conexiones con nuestra realidad; su relación con el clero, con el poder, su relación con la mafia, como una metáfora. Hizo una relación de lo que pasaba en Italia con la península de Baja California y con un talento literario que es innegable", expresó.

Campbell y la amistad
"En su generosidad, tuvo una conexión siempre con lo que se hacía aquí en Tijuana a principios de los 80. Con la generación de periodistas de aquel tiempo, fue un hermano mayor, un ejemplo, siempre con el comentario certero, con la recomendación. Se convirtió en un divulgador, en un defensor, le dio un balcón a lo que sucedía en Baja California. Viene a Tijuana, disfruta la ciudad, se reconoce. Es una persona que yo señalaría que su distintivo es la generosidad y su inteligencia", finalizó Sarabia.