Camisetas de voluntarios se darán dos días antes de que llegue Francisco

Piden a los asistentes que "no la anden presumiendo o prestando", porque la piratería solo necesita unas tres horas para tener miles de réplicas.

México

Para evitar la piratería y que grupos subversivos o antagónicos a la Iglesia puedan tener una playera falsa, los voluntarios que participarán en las vallas humanas para la visita del papa Francisco a la Ciudad de México recibirán su camiseta un par de días antes de su llegada (11 de febrero), señaló Juan José Cedeño, responsable de la Pastoral Juvenil del Arzobispado de México.

En un encuentro con los voluntarios, que se realizó en un anexo de parroquia San Miguel Arcángel, que corresponde a la segunda Vicaría de la Arquidiócesis de México, el padre pidió a los asistentes que "no la anden presumiendo o prestando", porque la piratería solo necesita unas tres horas para tener miles de réplicas.

"Las estaremos repartiendo a dos o un día de que llegue el santo padre, no las queremos dar a conocer antes por la piratería. No queremos que grupos subversivos, antagónicos, en contra de la Iglesia se las pongan, que estén dentro de las vallas y pueda pasar una situación que no sería correcta", dijo.

En entrevista con MILENIO, Cedeño explicó que "por cuestiones de seguridad" las playeras se entregarán hasta el último momento.

Respecto a la visita, reconoció que "lo poco negativo que me ha tocado es (gente que dice) 'no queremos que venga el santo padre porque se va a gastar nuestro dinero'. Realmente las visitas, todas, las han pagado los católicos y empresarios; es decir, como que hay gente que piensa que el gobierno va a pagar", expuso.

En ese sentido, replicó: "si a esas vamos, deberíamos de reclamar que se han gastado nuestros impuestos en conciertos, y nadie dice nada". También precisó que para pagar las playeras han buscado bienechores.

Por lo pronto, la segunda Vicaría prevé llegar en estos días a 15 mil voluntarios, quienes ya fueron citados para las cinco de la mañana del 13 de febrero y serán organizados en grupos de 40 personas a fin de colocarlos en distintos puntos de la ciudad.

Entre los participantes también hay personas que no son católicas y estudiantes de la Iberoamericana, Anáhuac, La Salle, así como amas de casa, religiosas y taxistas, quienes acuden a una catequesis previa para capacitarse y que, a decir de Cedeño, tendrán "el premio de ver al papa muy cerquita".