Fernando de la Mora "conquista" con la Camerata

En una velada que culminó con fuegos artificiales, el concierto conmemorativo de la Toma de Torreón cautivó al público con famosas melodías mexicanas y extranjeras.

Torreón, Coahuila

Luego de media hora de espera, la Camerata de Coahuila inició un gran concierto en la Plaza Mayor, que fue la culminación de un largo día que tuvo de todo, calor, retrasos, sorpresas y niños sonrientes en las fuentes de la Plaza Conmemorativa del Centenario de la Toma de Torreón.

Entre ecos de la fiesta, una voz femenina anuncia el triunfo de Villa y su entrada a Torreón, la gente atenta, muchos espectadores de pie en una noche fresca, contentos de ver a su orquesta y la velada comenzó con una obertura de ópera.

La Secretaría de Cultura de Coahuila ha logrado las dos presentaciones que ha tenido la Camereta de Coahuila que dirige desde su fundación Ramón Shade.

“Cuando vuelva a tu lado”, el cantante pidió al público que lo acompañara, una niña comenzó a bailar con su mamá.

Luego de tocar la obertura de la Cenicienta, de Gioacomo Rossini, se escuchó un popurrí napolitano, fue la voz de Fernando de la Mora, al comenzar “O Sole mio”, todos callaron y voltearon a verlo, unos querían atender mejor, dejaron de platicar.

Una señoras cantaron con el tenor mexicano “Torno a Sorrento” y en la interpretación de “Parlame di amore mariu”, las vecinas de banca creyeron que solo les cantaba a ellas.

Ya en el festejo, los más fotografiados fueron los integrantes del Museo del General Francisco Villa, que salieron de la Galería de Arte Contemporáneo disfrazados como villistas y fueron  rodeados por el público.

“Ya no me quieres” fue la primera canción de María Greever en el concierto, los enamorados se abrazaron más fuerte, muchas personas mayores suspiraron, otros cantaron con de la Mora y algunas personas que no alcanzaron silla, se sentaron en el suelo, era su fiesta y no estarían incomodas.

De la mexicana María Greever, primero el tenor anunció “Ya no me quieres”, la canción de cuna “Muñequita Linda”  con su famoso “te quiero, dijiste…muñequita linda, de dientes de perla y labios de rubí, dime si me quieres” y la gente coreó “…y a veces escucho” mientras el señor que vende camotes hacía sonar su silbato que anuncia la mercancía.

Un largo día que tuvo de todo, calor, retrasos, sorpresas y niños sonrientes.

Luego llegaron, la poco conocida “Qué dirías de mí” y “Júrame”, que fue la canción más aplaudida de la noche, mientras que el “Huapango” de Moncayo, uno de los himnos nacionales, sirvió como descanso para el tenor.

De la Mora regresó al escenario para interpretar de Consuelito Velázquez, “Bésame mucho”, que dijo el cantante, “ha hablado por México en el mundo”, para estrenar en Torreón “Amor de mis amores” y “Palmeras” de Agustín Lara, a ritmo de cha cha chá.

En “Cuando vuelva a tu lado”, el cantante pidió al público que lo acompañara, una niña comenzó a bailar con su mamá.

La “Suite Mexicana” de Eduardo Angulo, sirvió como el último descanso al artista de la ciudad de México.

Para el extraordinario final, se incluyó “No se tú”, “Mía” y “Como yo te amé” de Armando Manzanero y “Granada” de Agustín Lara. Cuando los aplausos estaban por terminar, comenzó la fiesta de los fuegos pirotécnicos.