Camerata rinde homenaje a Tina Gamboa

La compositora duraguense falleció el 28 de agosto pasado. Ramón Shade y compañía le dedicaron Obertura a Semiramide de Rossini, las Danzas alemanas de Beethoven, entre otras.
Ramón Shade, director de la Camerata recordó a Tina Gamboa.
Ramón Shade, director de la Camerata recordó a Tina Gamboa. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

Anoche el teatro Alberto M. Alvarado atestiguó la desenvoltura de la Camerata de Coahuila con motivo del Festival Internacional Revueltas.

En el concierto se rindió homenaje a la compositora duranguense, Ernestina Gamboa, quien falleció el 28 de agosto del presente año.

"Tina", como se le conocía, en 1971 presidió el patronato del teatro Alberto M. Alvarado y le fue entregado con el fin de que dejara a Gómez Palacio un sitio digno de albergar la cultura que llegara a desenvolverse a la ciudad.

"Cuando se estaba armado la Camerata, por allá del 93, el entonces presidente le pregunta a Tina si sabía de algún director. Entre la gente que mencionó, me menciona a mí. Si yo estoy aquí, es muy probable que sea gracias Tina".

Además musicalizó los corridos de Gómez y de la Laguna.

La hija de la homenajeada estuvo presente en el evento: "Me interesa mucho agradecer a Ramón (Shade) por esta noche que le va a ofrecer a mi madre.

Este recinto, cuando nació, fue entregado a mi madre por el Dr. Elizondo Villarreal, presidente de aquel entonces, para que lo gestionara. Y así una y mil cosas, uno y mil recuerdos”.

Las piezas que la Camerata interpretó en honor a la recién fallecida “Tina” fueron Obertura a Semiramide de Gioacchino Rossini, las Danzas alemanas de Beethoven, Peer Gynt Suite No. 1 de Edvard Grieg, de Johannes Brahms interpretaron Danzas húngaras No.1 y No.5.

La novia vendida de Bedrich Smetana y la Danza de las horas de Amilcare Ponchielli.

La batuta estuvo en manos de Ramón Shade, quien cuenta una anécdota sobre su llegada a la Camerata, en la cual está incluido el nombre de Ernestina Gamboa.

“Cuando se estaba armado la Camerata, por allá del 93, el entonces presidente le pregunta a Tina si sabía de algún director. Entre la gente que mencionó, me menciona a mí. Si yo estoy aquí, es muy probable que sea gracias Tina.

Lo único que puedo hacer es agradecerle eternamente. Este concierto se lo dedicamos a su nombre”, narró del director de la Camerata.