Abdiel Vázquez conduce melodías de Beethoven

El tercer concierto de la Camerata de Coahuila estuvo bajo la batuta del regiomontano quien también fue el solista.
Tercer concierto de la Camerata de Coahuila.
Tercer concierto de la Camerata de Coahuila. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

En su tercer concierto de la temporada primavera - verano, la Camerata de Coahuila sigue con el homenaje al compositor alemán, Ludwig Van Beethoven.

Esta ocasión, el director invitado fue el reconocido regiomontano Abdiel Vázquez, quien con su particular estilo llevó a los oyentes hasta los más profundo del sentido de las composiciones del alemán.

Para el cuarto concierto que se llevará a cabo el 26 de febrero, el invitado será el guitarrista José María Gallardo del Rey, cuyo instrumento es adjetivado como "la mejor guitarra de España".

Del vasto repertorio de Beethoven, las piezas elegidas para musicalizar la noche de ayer en el Teatro Nazas, fueron la Sinfonía No. 8 en Fa mayor Op. 93 y el Concierto para piano No. 44 en Sol mayor Op. 58, melodía ejecutada por el director invitado.

Dentro de las particularidades de las composiciones seleccionadas hay que destacar que la primera de ellas, es conocida por ser la más corta y alegre de las sinfonías de Ludwig Van quien, con orgullo, se refería a ella como su "pequeña sinfonía en Fa.

El concierto para piano esconde un misterio tras su composición, es decir que se desconoce el proceso de armado de la pieza.

Lo que sí es conocido es la fecha de su estreno, la que se presume que se hizo de manera privada en marzo de 1807.

Esta melodía para teclas fue construía durante el conocido como el "segundo periodo de Beethoven: el periodo heroico".

Cuando el compositor alemán se sentó al piano para tocarla por primera vez a una audiencia, ya había perdido casi en su totalidad la capacidad de escuchar, por lo que representó una de las ejecuciones más complicadas de su carrera como intérprete.

Las dos piezas seleccionadas fueron moldeadas enérgicamente ante la batuta del director regiomontano invitado, quien se movía como si tomara las notas con los dedos y las acomodara a su gusto, dando manotazos al aire y agitado su batuta como dibujando círculos.