Dedican primer concierto a Tatul Yeghiazaryan

En la Apertura de la temporada de Invierto 2014, la Camerata de Coahuila recordó al director artístico de la orquesta fallecido el pasado 6 de agosto.
Primer concierto de la temporada Otoño - Invierno 2014.
Primer concierto de la temporada Otoño - Invierno 2014. (Nancy Méndez)

Torreón, Coahuila

El concierto de apertura de la temporada Otoño Invierno 2014 de la Camerata de Coahuila, contó con una emotiva programación compuesta por la obertura de Ifigenia en Áulide de Gluck.

Además el concierto para Oboe de Richard Strauss y la Sinfonía en Do Mayor de Bizet, todo bajo la dirección de Ramón Shade.

"La música es un idioma universal, no cabe duda que la música puede unirnos en una melodía", declaró el oboísta Gianfranco Bortolato al público.

Anoche en el teatro Nazas, dio comienzo el concierto inaugural, programa que fue dedicado a la memoria del concertino Tatul Yeghiazaryan. Por lo que el evento fue muy significativo para todos.

"Tatul Yeghiazaryan formó parte de esta orquesta por 15 años, este es un concierto en su agradecimiento, le dedicamos esta noche al igual que muchas otras", expresó Ramón Shade.

Momento después de las palabras del director artístico de la orquesta dio inicio un prolongado aplauso del público, el que se puso de pie en remembranza al violinista fallecido el pasado 6 de agosto.

El concierto contó con diferentes puntos altos, comenzando con la interpretación de la obertura de Ifigenia en Áulide de Gluck, maestro conocido por la elegante síntesis que hizo de las tradiciones operísticas francesa e italiana, combinando los ideales de belleza y simplicidad con un sentido innato del ímpetu dramático.

El ideal del maestro Gluck era la tragedia clásica que expresaba la nobleza del alma humana.

Una noche en donde los músicos de la Camerata de Coahuila, tocaron en armonía el concierto para Oboe de Richard Strauss con el oboísta Gianfranco Bortolato como el primer solista invitado de la temporada.

"La música es un idioma universal, no cabe duda que la música puede unirnos en una melodía", declaró el oboísta Gianfranco Bortolato al público.

Cabe mencionar que el músico invitado, Gianfranco Bortolato, es nacido en Venecia. Es una de las figuras oboístas italianas más relevantes de su generación.

El espectáculo culminó con la interpretación de la Sinfonía en Do Mayor de Bizet, tema que sigue la forma clásica en cuatro movimientos.

El primer vivaz movimiento contrasta dos sujetos: el primero Beethoveniano, el segundo, Mozartiano. Frescas frases con nerviosa brillantes.