Nuevas aventuras y recuerdos en el Isauro Martínez

Para celebrar el Día del Niño, se presentó "De duendes, música y prodigios", ante un lleno total del teatro. La Camerata de Coahuila y Mario Iván Martínez hicieron soñar a chicos y grandes.
La Camerata de Coahuila, acompañada del cuentacuentos Mario Martínez, presentaron "De duendes, música y prodigios".
La Camerata de Coahuila, acompañada del cuentacuentos Mario Martínez, presentaron "De duendes, música y prodigios". (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

La Camerata de Coahuila se adelantó en la celebración del Día del Niño y ayer a las 20:00 horas, presentó la puesta en escena musicalizada "De duendes, música y prodigios", para la que fue solicitado el cuentacuentos, Mario Iván Martínez.

Buscar butaca vacía era una tarea necia, pues el teatro se llenó a tope con gente de, literalmente, todas las edades.

Familias con bebés de brazos, niños y adolescentes, adultos y ancianos, los más pequeños dispuestos a soñar nuevos mundos, los más grandes puestos para recordar los días en que escuchar un cuento era lo mejor que podía haber.

En ambos cuentos participaron jóvenes músicos de la Escuela Municipal Silvestre Revueltas, tanto en los coros como en voces principales e instrumentos.

El primer cuento fue "El duende tragasueños", del escritor alemán Michel Ende, la musicalización del compositor Joseph Haydn.

Esta historia se desarrolló en Dormilandia, un país donde no había nada mejor que un largo y profundo sueño. El personaje principal es una princesa, Dormilina, que paradójicamente nunca quería ir a dormir debido a sus recurrentes pesadillas.

Los juegos de luces amarillas, moradas, rojas y azules combinados con las nubes de humo que salía de los costados del proscenio y con la música de Camerata, llevaban a una vívida sensación soñolienta, a un mundo desconocido creado a base de notas, palabras y utilería.

Después el "Tragasueños" Mario Iván Martínez narró "¿Conoces a Wolfi?" y fue musicalizado con composiciones de Wolfgang Amadeus Mozart.

Ambientada en el siglo XVIII, esta fue la historia del pequeño genio de Salzburgo, quien acompañado de su familia se va de gira por Europa, visitando los salones de la emperatriz María Teresa.

Todos disfrutaron de los cuentos musicalizados, vívidos y actuados. La naturaleza de las historias era divertida, lo cual se dejó ver entre risa y risa de los asistentes que llenaron la sala del Teatro Isauro Martínez,