Para la Camerata de Coahuila el tamaño sí importa: Shade

Su director artístico habla de la transformación que ha tenido este proyecto que nació hace más de 20 años. Comenzaron con 16 músicos y actualmente son 49 concertistas.
Director de la Camerata de Coahuila, Ramón Shade.
Director de la Camerata de Coahuila, Ramón Shade. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila


La Camerata de Coahuila nació en abril de 1994 en Torreón. Con el objetivo de ofrecer una alternativa cultural, que geste movimientos artísticos en su gente, para fortalecer los valores de la sociedad e insertar al Estado en el mapa cultural de México.

Así como para llevar al público obras musicales a través de una orquesta de calidad. Su director artístico Ramón Shade habla de la transformación que ha tenido este proyecto que nació hace más de veinte años.

¿Qué nivel ocupa La Camerata de Coahuila en la cultura hoy?
Digamos que la Camerata de Coahuila comienza con 16 músicos, actualmente cuenta con 49 concertistas. Es un desarrollo que se ha dado poco a poco, de forma armónica, no artificial.

Crecimos como cualquier orquesta del mundo, por la parte clásica, primero las cuerdas, los oboes, por el camino de la historia de la música. Una orquesta que cuenta con una tendencia a crecer pero de manera armoniosa.

Esto nos ha ayudado al mismo tiempo a andar por los repertorios de una orquesta de cámara, que se encamina a una sinfónica. Así pues hemos tenido la posibilidad de caminar a la par con el público de Coahuila y de La Laguna 

"La música sólo existe en el momento en que se ejecuta y se oye. La gente vive el concierto no como un acto del pasado, sino como algo que tiene lugar en el presente".

y recorrer la historia de la música. 

¿Entonces, para la Camerata de Coahuila el tamaño sí ha importado?
Hoy somos una orquesta de 49 músicos, con 4 cornos, 3 trompetas. Esto nos ha permitido ampliar el repertorio de interpretación, ya vemos más obras del siglo XIX, XX, XXI, y más estrenos.

El tamaño ha enriquecido las posibilidades de la música. Los instrumentos que faltarían en la orquesta son algunos Trombones, Tuba y Arpa, para estar completa.

¿En cuanto al nivel de educación musical del público, es un claro reflejo del nivel que ha alcanzado la orquesta?
Sí, es un público y una orquesta que ha prosperado de manera recíproca. Por otra parte Camerata realiza conciertos didácticos en donde niños y jóvenes se han ido integrando, el nivel del público se renueva constantemente.

Además contamos con un público que la Camerata ha formado a lo largo de los años y de quienes también han aprendido. Esto resulta ser muy interesante. El aprender también es algo engañoso porque la gente se deja llevar por la música que más le agrada, la que los atrapa.

La gente escucha también con el corazón, la gente sabe diferenciar la música de calidad sin ser grandes conocedores y para nosotros es una gran responsabilidad el presentar esa música y el nivel más alto es el que hay que aspirar a mantener siempre.

Ahora, un público educado exige más y es nuestra responsabilidad el estar a la altura. No podríamos engañarlos. Claro, Camerata es un claro reflejo de su público, nos debemos a ellos.

Por ejemplo, con la más reciente obra presentada: La ópera “Carmen” significó una gran responsabilidad porque tuvimos que superar lo ya realizado anteriormente.

¿Cree que el discurso musical que maneja la Camerata ha perdido la capacidad de hablar del presente?
Siempre he dicho que el crítico más severo es el tiempo. Obras que hace tiempo fueron muy elogiadas, ahora nadie las conoce, en cambio existen obras que con el paso del tiempo adquieren fuerza. Lo que va quedando no envejece sino que adquiere fuerza y se hace presente. 

Por ejemplo, hablar ahorita de Amadeus Mozart, de Sebastian Bach, de Schubert. ¡Son contemporáneas! La música sólo existe en el momento en que se ejecuta y se oye. La gente vive el concierto no como un acto del pasado, sino como algo que tiene lugar en el presente.

En la actualidad hay grandes compositores, no lo son todos, pero tampoco lo eran en el siglo XIX. El público y la historia hicieron su selección. La orquesta necesita de la gente para marcar la pauta. El público es quien decide.

¿Qué es la música para usted ?
La música es un ritual. La que ha acompañado al hombre a lo largo de su existencia y en diferentes situaciones de su vida. La música no 

"Un público y una orquesta que ha prosperado de manera recíproca. Realizamos conciertos didácticos en donde niños y jóvenes se han ido integrando, el nivel del público se renueva constantemente".

se puede separar del hombre.

Ahora la música que interpreta Camerata es música de concierto, que en la mayoría de los casos se escribió para el placer de ser escuchada, hecha para elevar el alma al deleite sonoro. Música que no se termina de descubrir, música de museo.

¿Por otra parte, qué representa para usted dirigir una orquesta como la Camerata de Coahuila?
Soy un coordinador, un sirviente fiel del compositor. Trato de tener un concepto claro del compositor y de la orquesta que dirijo. Mi técnica de batuta ha cambiado con los años.

Descubro que cada vez encuentras otro tipo de conexiones con las notas. Y eso te hace progresar y compartirlo con los músicos y con el público.